Motorclan


Ruta TRAIL. De Sant Juliá de Loria a Esterri d´Aneu (Lérida). Ruta de los contrabandistas

Escrito por el 22/09/2014 en Rutas y viajes

71 DSC_0764 71

Contrabando de paisajes

Pocas excusas hacen falta para “perderse” por los Pirineos, sin embargo, como a mi me gusta que todas las rutas tengan un porqué, a la hora de realizar esta ruta, que habría de recorrer una parte del pirineo leridano, decidí, por su proximidad con Andorra, que esta empezaría allí, y que lo haría utilizando una de las llamadas rutas de los contrabandistas.

El historiador Josep Albert Planes, en su libro “El contraban de frontera al Pirineu Català”, nos habla del inicio del comercio ilegal de tabaco desde Andorra y repasa los distintos tipos de tráficos que se han producido: tabaco, mulas, derechistas, republicanos y hasta judíos franceses.

Con testimonios que sitúan el comienzo del contrabando de tabaco a principios del siglo XVIII, destaca especialmente, a lo largo del XIX el que se hacía con mulas jóvenes, de las que algunas se traían desde Francia y se hacían pasar como mulas andorranas. En Cataluña había una gran demanda de mulas andorranas. De hecho, la hubo hasta los años 60 del siglo XX. Durante los siglos XVIII y XIX las mulas eran la columna vertebral de la comunicación, el comercio y el transporte. Se calculaba que Cataluña necesitaba 15.000 mulas al año.02 DSC_0609 02

La guerra civil y la posguerra acentuaron las necesidades básicas de la gente, lo que llevó a un contrabando de pura subsistencia, para alimentar a la familia, no era un contrabando lucrativo. Además, en aquella época se aprovecharon las rutas del contrabando, primero, para sacar de España a gente de derechas, y luego, cuando las cosas cambiaron, para sacar a exiliados republicanos.

Más tarde, los contrabandistas sacaron por ahí a judíos franceses que huían de la Francia ocupada por los nazis. Eran contrabandistas que ocasionalmente se dedicaron al tráfico de personas y que hicieron negocio con el paso de esa gente.

Más tarde, el contrabando que siguió vivo y activo durante los tiempos del desarrollismo de Franco, vivió su momento de mayor apogeo en los años 80 y 90, durante los cuales decenas de estraperlistas intentaban pasar la aduana en vehículos plagados de huecos ocultos, o bien utilizando alguno de los 23 pasos de montaña que unen los dos países.21 DSC_0657 21

La gota que colmó el vaso llegó el 29 de septiembre de 1997, cuando la Guardia Civil puso en marcha la “Operación Montaña”, días antes, un chico de 16 años había sido atropellado por un contrabandista que circulaba a más de 170 Km./h. con su coche cargado de tabaco. Con 500 agentes, muchos de ellos de los Grupos de Acción Rural (GAR) y los Grupos Rurales de Seguridad, los 53 Km. de frontera que separan España de Andorra, fueron barridos día y noche dando como resultado un saldo de 600 detenidos, 600 vehículos incautados y cantidades ingentes de puros y cajetillas de tabaco decomisadas.

Múltiples rutas

Recorrer alguno de estos pasos era pues uno de los objetivos de esta ruta.

Quizás el más famoso de todos los pasos es el que desde Pal, nos lleva a subir el Coll de la Botella, para ya en territorio español dejar el asfalto y bajar por una fácil pista hasta el pueblo de Tor, cuya negra historia merecería por si sola toda la longitud de este artículo.40 DSC_0690 40

Otra ruta, podría haber sido la que lleva a Os de Civis, cogiendo la carretera CS-110 en Aixovall, una vez pasado, dirección norte, Sant Juliá de Lória, si bien esta ruta es mucho más bonita cogiendo la carretera que llaman del Coll de la Gallina que sale a la izquierda antes de Sant Juliá y pasa por las inmediaciones de Fontaneda. Las circunstancias de Os de Civis también son muy particulares, ya que es un pueblo al que, perteneciendo a Lérida, solo se puede llegar por carretera viniendo desde Andorra, quién salvo la electricidad, le provee del resto de servicios.

Nosotros finalmente nos decidimos por la ruta que, saliendo de Andorra, nos llevaría a Civis y el Parque Natural del Alto Pirineo, para lo que utilizamos la anteriormente nombrada CS-110 en Aixovall hasta Bixesarri, donde giraríamos a la izquierda para empezar nuestra ascensión que en un primer asalto nos llevaría hasta el Santuario de Canòlich.09 DSC_0620 09

El Santuario de Canòlich es uno de los tres santuarios más importantes de Andorra, de hecho, en 1745, en el manual Digest de “Las Valls Neutras de Andorra”, ya figuraba como uno de los principales santuarios andorranos, junto con Sant Antoni de Grella y el Santuario de Meritxell.

Su difícil acceso sirvió para que durante siglos los peregrinos demostraran su devoción, debido a la complicada ascensión desde el pueblo. Dicha ascensión, conocida como el Encuentro de Canólich, se celebra el último sábado de mayo.

La iglesia actual del Santuario de Canólich se construyó y restauró a principios del siglo XX, pero según muestran algunas referencias el santuario ya existía en la época medieval.

Justo enfrente de la ermita se encuentra el Hotel Parador de Canólich, un alojamiento rural, tranquilo, rodeado de la impactante naturaleza de los Pirineos andorranos, con más estrellas (4), que habitaciones (3), a solo 15 minutos en coche de Andorra la Vella, que invita a practicar actividades al aire libre como esquí, senderismo, trekking, y que bien podría ser el alojamiento en que comenzar o terminar nuestra ruta.14 DSC_0635 14

Nosotros seguimos subiendo y nos empezamos a encontrar con nieve en la carretera. Estamos a primeros de mayo y el estado de asfalto y pistas es una incógnita total.

Aprovecho esta circunstancia para hacer una referencia al grado de dificultad de la ruta que hoy nos ocupa, que varía desde totalmente apta para cualquier SUV (en este caso es prácticamente imposible realizarla con un 4×2 dados algunos cerrados giros en ascenso con firme suelto y marcadas roderas), hasta totalmente imposible para un Todo Terreno preparado hasta “las trancas”, debido al grosor que la nieve alcanza en según que momentos del año.

Las circunstancias que a nosotros se nos dieron fueron las de dificultad media para un todo terreno de serie (con ruedas de campo), y de muy difícil a extrema, para cualquier SUV, más aún calzado con neumáticos de carretera como llevaba nuestro Mitsubishi Outlander.15 DSC_0636 15

Lo cierto es que el Mitsu, se iba comportando bastante bien sobre las roderas de hielo. Con tres opciones de tracción “4WD Eco”, en que solo conecta la tracción 4 cuando detecta deslizamiento; “4WD Auto” en que siempre va conectada y cambia el reparto de par de manera electrónica dependiendo de las circunstancias y “4WD Lock”, en que simula un bloque central, nosotros, en principio la llevábamos en Auto y haciendo pocas cosas raras, fue capaz de superar este primer escollo.

Parque Natural del Alto Pirineo

Tras terminar la ascensión, la carretera, como en la casi totalidad de los pasos Andorra-España, desaparece, para en territorio español convertirse en pista… No hay que ser un lince para darse cuenta de cuanto bien le hizo el contrabando al “País de los Pirineos”…45 DSC_0702 45

Nosotros empezamos a descender hacia el valle donde se asienta Civis. El paisaje, antes cubierto de nieve y una espesa masa boscosa, deja paso a laderas más suaves, prados y manchas de hayas.

Civis se halla situado a la margen derecha del río Valira, y tras atravesarlo, cogemos a la derecha la pista que nos habrá de llevar hasta el mirador del Coll d’Ares. Antes de llegar, nos encontraremos de nuevo con largos tramos cubiertos de nieve helada, en ocasiones con profundas roderas que nos hacen arrastrar los bajos, sin embargo, el Outlander sigue traccionando bien y la belleza de las vistas que se van abriendo ante nosotros nos anima a continuar.42 DSC_0693 42

Nos encontramos en el Parque Natural del Alto Pirineo, que forma parte de las comarcas del Pallars Sobirá y el Alto Urgel, comprendiendo una buena parte del Pirineo Central Catalán de Lérida. Con casi 700 Km2, es el parque natural más extenso de Cataluña y en él que se encuentran las mayores altitudes del pirineo leridano.

El oso pardo, el desmán ibérico, el quebrantahuesos, la nutria o la perdiz blanca, son algunas del elevado número de especies amenazas que viven en el parque. Entre ellas, destaca el urogallo, que tiene en esta zona de la península Ibérica el núcleo más importante de población, o la lagartija pallaresa, endémica del Parque Natural del Alto Pirineo. Rebecos, gamos, corzos, ciervos, tienen aquí un inmejorable hábitat en el que desarrollarse.

Con más de 400 kilómetros de longitud, la cordillera de los Pirineos se convierte en la frontera natural entre la península y el resto de Europa, y dentro de ella, el Pirineo Catalán configura un territorio de gran riqueza paisajística, lleno de contrastes, de espacios de interés natural, de reservas de  protección especial y de zonas protegidas que alberga, además de una excelente gastronomía y celebraciones centenarias, monumentos románicos declarados Patrimonio de la Humanidad y unos valles repletos de historias.49 DSC_0713 49

Iniciamos un nuevo descenso y la nieve vuelve a desparecer, en su lugar aparecen prados y laderas a los lados de un camino totalmente seco que, en el soleado día del que disfrutamos, nos da la sensación de estar en pleno periodo estival… hasta que un nuevo giro, un nuevo ascenso, nos devuelve a un paisaje invernal de pistas y bosques totalmente nevados… la incertidumbre a cada cambio de dirección del camino.

En medio de una bajada, rodeados de nieve, vadeamos por vez primera el río de Sta. Magdalena, tras lo cual, de nuevo la nieve desaparece y llegamos a Les Bordes de Llosar. Circulamos por una seca pista, pero a nuestra izquierda, un bosque nevado nos anuncia que de nuevo, el paisaje va a cambiar.60 DSC_0733 60

Tras un giro a la izquierda y volver a vadear el Santa Magdalena, giramos a la derecha entre bosques, prados y bordas adentrándonos en el Bosque de Santa Magdalena, un paraje en perfecto estado de conservación y de gran belleza que encontramos con la mayor acumulación de nieve y hielo de cuanta nos habíamos encontrado hasta ese momento.

Aquí es donde encontramos las mayores dificultades, llegando a empanzarnos en varias ocasiones y teniendo que sacar “todo” de cuanto era capaz el Outlander. Botón “4WD Lock”, fuera control de tracción, fuera control de estabilidad, intentos hacia detrás y hacia delante para irle ganando metros a la nieve… el objetivo estaba prácticamente cumplido y, de hecho, de dar la vuelta, algunos de los tramos helados que nos encontramos en bajada podían ser tramos infranqueables al atacarlos en subida… había que seguir…70 DSC_0760 70

Finalmente, lo más difícil pasó y alcanzamos la Capilla de Santa Magdalena, Santuario y antiguo hospital del municipio de Farrera, en medio de unas laderas dominadas por el verde y en el que era imposible atisbar el más mínimo rastro de nieve.

Lo difícil había pasado, que no lo más bello, pocos kilómetros antes de finalizar esta pista y desde un collado, tenemos la oportunidad de disfrutar de las vistas que desde la altura nos ofrece la montaña.72 SANTA-MAGDALENA 72

El valle sobre el que se asienta Farrera, la población de Burg escalando la montaña, o Tirvia, sobre un promontorio a cuyos pies discurre el río Noguera Pallaresa, uno de los más emblemáticos de los Pirineos y de los más apreciados por los aficionados al rafting, se abre ante nuestra mirada y nos es imposible esconder la sonrisa de satisfacción.

Siguiendo el descenso y tras unos 40 Km. de pistas llegamos a Farrera, lugar con una rica cocina de montaña, donde el protagonista es el cerdo, del que se hacen unos embutidos excelentes, el jamón, el xoliç (chorizo), la secallona (un tipo de fuet alargado que, a diferencia de este, suele ser más delgado en el centro con la tripa seca y sin moho), el confitado (costilla, longaniza y lomo), la morcilla…  En sus dominios podremos ver la Iglesia de Santa Eulalia d’Alendo, la Iglesia de la Virgen de la Serra o la Bastida de Manresa (Centro de Arte y Naturaleza).75 BURG 75

En Farrera habremos alcanzado la carretera, que nos llevará a Tirvia pasando por Burg. Tirvia, por el carácter estratégico del lugar, fue una villa totalmente fortificada y sufrió vicisitudes bélicas en diversas épocas. Fue destruida casi por completo durante la Guerra Civil y en ella destacan la Iglesia de la Virgen de la Pietat y la antigua Capilla de St. Joan Baptista, así como las estelas funerarias. Anualmente se celebra en verano un Concurso de Pintura de renombre y la tradicional procesión de los Armados en Semana Santa.

Tras Tirvia llegamos a Llavorsí, integrado por el valle de Baiasca, parte del sector septentrional del Massís de l’Orri y la desembocadura del río de Santa Magdalena. Se caracteriza por su paisaje montañoso y abrupto, y por el tan apreciado río Noguera Pallaresa. En su interior destaca la Iglesia Románica de San Saturnino de Baiasca (Sant Serni de Baiasca), de estilo románico y datada a finales del siglo XI o principios del XII, lo más singular de su estructura es el ábside dividido en dos niveles, hecho no muy corriente en el románico catalán.86 IMG_0661 83

Cogiendo la C-13 en dirección norte, seguimos el curso del Noguera Pallaresa, llegando hasta Esterri d’Aneu, donde nos detendremos para visitar su ecomuseo y conocer de primera mano los usos y costumbres del valle. Actualmente se dice que en el ecomuseo se encuentra el canuto de los minairones, seres mitológicos del folclore catalán muy famosos por esta zona pirenaica que han hecho crecer toda una leyenda alrededor de la antigua vida pallaresa.

Sin salir de Esterri, sobre el río encontraremos un puente románico, mientras que su núcleo urbano conserva las trazas características de antaño; en el centro de la villa veremos la Iglesia de San Vicente de Esterri de Aneu, construida entre los siglos XVI y XVII para sustituir la antigua iglesia de San Vicente.80 ESTERRIDEANEU3 80

Aunque nuestra ruta de hoy, de unos 70 Km. terminaba aquí, decidimos seguir, dirección norte por la estrecha carretera que discurre junto a un angosto barranco hasta llegar a Sant Joan d’Isil, joya del románico cuya cabecera se asienta casi sobre el mismo Noguera Pallaresa.

Sin querer lo habíamos hecho, y sin pagar ni un céntimo de impuestos habíamos “contrabandeado” infinitas vistas, valles, montañas, la ruta nos había brindado ratos cómodos y toda suerte de dificultades a lo largo del camino… No está mal ir de compras a Andorra, a esquiar en invierno o a darse un (o unos), baños en Caldea, pero si queremos disfrutar de lo mejor de Andorra a lomos de nuestro SUV o TT, lo mejor es entrar al país y salir por alguno de esos 23 pasos conocidos que nos llevan al Pirineo Catalán, algo había que aprender de los contrabandistas.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Más en Rutas y viajes
Ruta TRAIL. Comarca de los Vélez (Almería). Bajo la protección del Indalo

Tras nuestras anteriores rutas por Segovia “De Villacastin a Cuellar” y Zaragoza “De Santa María de Huerta a Nuévalos”, hoy...

Cerrar