Motorclan


Clásicos del Atlas Solidario 2013. Low Cost, High Adventure

Escrito por el 17/05/2013 en Rallys y Raid 4x4

Clasicos del Atlas Solidario 2913 41

El Hotel Holiday Inn de Algeciras fue el punto de reunión donde los más de 70 coches inscritos, en esta cuarta edición del Rally Clásicos del Atlas Solidario, se dieron cita para pasar las verificaciones administrativas y técnicas, previas al comienzo del rally.

Esta primera mañana del sábado 23 de marzo los participantes la utilizaron además, para darle los últimos toques a sus coches y realizar las últimas compras antes de embarcar hacia Ceuta, lo que se haría alrededor de las tres de la tarde, para realizar la etapa prólogo.

Tras desembarcar y atravesar la ciudad de Ceuta en dirección a la frontera marroquí, los participantes se enfrentaron al primero de los escollos que habrían de superar a lo largo del rally, los trámites aduaneros, algo que unos hicieron con mayor rapidez que otros debido entre otras cosas no solo a la experiencia previa, sino a ese incontrolable factor suerte que hace que a mí, cuando me preguntan sobre cuanto se suele tardar en cruzar la frontera siempre responda “entre media hora y cinco horas”, y es que si bien lo más normal es superar el trámite en poco más de una hora, cualquier otra posibilidad es totalmente normal y lo mejor es llegar allí sin ningún tipo de prisa (“prisa mata amico”), que diría cualquier marroquí, mucho más acostumbrado al diferente ritmo al que allí suceden las cosas.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 02

Una tortuosa pero bella carretera llevaría este primer día a los participantes, tras pasar por Tetuán, Chefchaouen, Ouazzane y Moulay-Idriss hasta el hotel Menzeh Dalia en la ciudad de Meknes, donde alrededor de las 10 de la noche ya habían llegado todos y se realizó la primera cena común.

El domingo 1 de abril, tras el desayuno, se realizaría el primer briefing y se les entregaría a todos los participantes sus dorsales y los adhesivos obligatorios que deberían de llevar en sus vehículos. Tras instalarlos poco a poco irían saliendo del hotel para realizar los 154 Km. de tramo de enlace que les llevaría, pasando por Boufakrane, Azrou y Timahdite hasta las proximidades de Boulojoul, donde comenzaría el tramo de regularidad.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 07

Antes siquiera de empezar este, se sucedió un incidente, por fortuna sin ningún tipo de victimas, cuando un Mercedes 190 de un conductor local, embistió por detrás al Renault 4F de uno de los participantes, curiosamente y aunque cueste creerlo, el Mercedes quedó siniestro total con toda la parte frontal izquierda destrozada y el 4F, tras sujetarle la puerta trasera que se había arrancado de cuajo y darle un estirón a la aleta trasera izquierda para que no tocase con la rueda, pudo tomar parte (tras recuperarse del susto y el disgusto, eso sí), en esta primera etapa (y lo que es mejor, completar todo el rally).

Este primer tramo de regularidad transcurrió por una antigua zona minera que cruzó diversas poblaciones e instalaciones mineras abandonadas, pasando por una espectacular garganta de la que se salía a través de un puente de madera cuyas tablas se movían al pasar el coche por encima. Carreteras rotas, tramos de pista en todo tipo de estado y algún vadeo compondrían este primer tramo de 64 Km. que terminaría en las inmediaciones de la ciudad de Midelt, donde algunos participantes hicieron las primeras visitas a los talleres locales antes de llegar al camping Ksar Timnay, donde toda la caravana pernoctaría.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 30

El lunes 2 había curiosidad e incertidumbre en las caras de los participantes antes de realizar el briefing; ese día comenzaba la primera parte de la etapa maratón. Esta tendría un total de 335 Km. de carreteras y 136 km. de pistas a realizar en dos jornadas, la primera que llegaría hasta la ciudad de Errachidia, donde el alojamiento era de libre elección, si bien la organización recomendaba un camping en las proximidades de Errachidia, bien situado para enlazar el segundo día con el segundo tramo de regularidad.

En la primera jornada, tras un enlace de 77 km. daría comienzo el primer tramo de regularidad y aventuras, que poco después de la salida llevaría a los participantes a atravesar un ancho y pedregoso río seco, posteriormente, pistas de todo tipo, más o menos rápidas y pedregosas, llevarían la caravana en dirección sur hasta salir a una ancha pista principal que les llevaría al final del tramo.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 57

La segunda parte de la etapa maratón comenzaría con una trampa de arena en la que cayeron la gran mayoría de vehículos 4×2 y en la que los Todo Terreno tuvieron oportunidad de lucirse ayudando a los primeros. Entre estos, era divertido ver trabajar a los equipos tanto en sus coches como en los del resto de compañeros, formándose grupos de varias personas que primero colaboraban para sacar un coche empanzado y a continuación, volvían para sacar los siguientes. Divertido también, es ver las diferentes “técnicas” que unos y otros emplean para sacar sus vehículos de la arena, notándose claras diferencias entre los que ya tienen experiencia en estas lides y los que se enfrentan por primera vez a ellas, lo mejor de todo es que la ilusión y la pasión que unos y otros le ponen es la misma, así como ver a equipos que en sus primeros problemas lo pasan realmente mal y como poco a poco van aprendiendo y superándose, convirtiéndose en auténticos expertos de la conducción y el rescate en arena, una de las facetas más destacadas del Rally Clásicos del Atlas, la posibilidad que ofrece a los participantes de aprender técnicas y mejorar sus conocimientos en este tipo de terrenos.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 95

Pistas rápidas en medio de grandes llanuras y tramos de pistas en muy mal estado donde algunos turismo lo pasaron realmente mal, terminaron llevando a la caravana, a través de la pista que pasa por la Lápida Citroen hasta las inmediaciones de Erfoud, donde en las afueras de la ciudad se llegaría al Hotel El Ati.

Al haber terminado la etapa bastante pronto, fueron muchos los participantes que se dieron un baño en la imponente piscina del hotel, muchos otros decidieron pasear por Erfoud y no pocos, se tuvieron que dedicar a las labores de “bricolaje” que sus vehículos les exigían, bien en el mismo parking del hotel, bien en alguno de los mecánicos de Erfoud, que ese día tuvieron faena.

Ya de noche, las jaimas montadas alrededor de la piscina fueron el estupendo escenario donde participantes y organización disfrutaron de una estupenda cena amenizada por la música de un conjunto local.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 110

El miércoles 4 comenzaría con un tranquilo y potente desayuno en la misma terraza del hotel, después, el obligatorio briefing en el que se explicó a los participantes el funcionamiento de esa especial jornada, en la que se visitarían dos colegios en los que se repartiría la ayuda humanitaria.

En primer lugar y tras salir del hotel en dirección a Erfoud, se continuaría por carretera primero, y pista después, hacia las inmediaciones del Erg Chebbi, para dirigirse a la primera escuela en la que se haría entrega del material, situada en Tisserdmine.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 143

Para acceder a la escuela, situada en lo alto de un cerro, había que pasar por un pequeño paso arenoso, que motivó que algunos turismos se quedaran enganchados, con el consiguiente uso de cámaras fotográficas por parte de todo el personal en medio del buen ambiente que, cada vez más, se respiraba en el rally. En esta ocasión serían los turismos los que repartirían las cajas que transportaban, previamente a la entrega y foto de familia con los niños, unos participantes disfrazados de payasos realizaron una divertida actuación que no solo sacó las sonrisas de los niños del colegio, sino que también lo hizo con las de todos los presentes, participantes y locales.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 122

Tras la entrega en la escuela había que continuar, pues quedaba otra por hacer, en esta ocasión en la escuela de Khamlia, al sur del Erg Chebbi. Para llegar hasta ella los turismos se separaron de los 4×4, yendo estos últimos por el río de arena que bordea las dunas y los primeros por la pista que bordea el Erg Chebbi más exteriormente. Aunque la arena del río estaba blanda y cabía suponer que serían algunos 4×4 los que lo pasarían mal, la realidad es que fueron los turismos, al encontrarse con algunos pasos arenosos los que tuvieron que trabajarse el avanzar.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 139

Finalmente y tras salir a la carretera de Taouz, giramos a la derecha para llegar a la nueva escuela y de nuevo poder disfrutar de la compañía de los niños y niñas durante un buen rato, en el que además de tomarnos un té, disfrutamos de la actuación de un grupo de jóvenes músicos locales y de un re-mix de “nuestros” payasos, que una vez más hicieron las delicias de los niños y los no tan niños.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 155

Tras salir de la escuela, la caravana se dirigió hacia el albergue Kanz Erremal, donde los participantes pasaron una noche en haimas sobre la arena del desierto. Antes de ello, y después de la cena, la organización invitó a todos los asistentes a una barra libre en la que no faltó ginebra o whisky con la que prepararse unos buenos “cubatas” bajo la luz de la luna llena y con los pies acariciando la fina arena de las dunas. Un especial fin de día para un día muy especial.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 156

La quinta etapa incluía un tramo de orientación con brújula que se realizaría al suroeste de Rissani, tras salir del albergue se realizaría el enlace por carretera hasta llegar y atravesar esta bulliciosa ciudad, para tras los 46 Km. de enlace llegar al punto donde se daría la salida al tramo de regularidad. Casi 90 Km. de pistas de todo tipo después, el road book de los participantes dejaba de tener las clásicas informaciones para pasar a tener fotos de diferentes acacias, hacia las cuales habrían de dirigirse siguiendo los rumbos que indicaba el road book. A partir de estos momentos fue frecuente ver coches que avanzaban en muy diversas direcciones sin tener muy claro si la que habían elegido era la buena. Esto motivó que tras cumplirse el tiempo previsto de entrada de los participantes, todavía hubiese algunos que no habían encontrado el camino bueno hacia la meta, lo que motivo que los coches de organización tuviesen que ir a la “busca y captura” del participante perdido. Finalmente, encontrados los perdidos y rescatados los averiados, todos pudieron llegar hasta el camping Tifina, lugar de “residencia” para la caravana durante esa noche.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 180

La sexta etapa a realizar el viernes 6 ya dejaba respirar en el ambiente la sensación de que el rally se acababa, los casi 300 Km. que los participantes tenían que realizar, ya les llevarían en dirección norte ¡ya estábamos de vuelta!. En esta etapa el tramo de regularidad era muy corto, poco más de 26 Km. aunque eso sí, atravesando un terreno muy duro que castigaría los ya castigados coches y en medio de una infinidad de cruces que obligaban a estar muy atentos a las indicaciones del rutómetro, pues de lo contrario, la posibilidad de perderse era muy alta. Como guinda del tramo, tras finalizar este y antes de llegar de nuevo a la carretera general, la caravana pasaría por una espectacular garganta con el firme en muy mal estado que recrearía las retinas de todos los participantes.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 189

Como a la ida, el camping Timnay fue el alojamiento de la caravana y una vez más, los talleres de Midelt, la población más cercana, tuvieron trabajo extra con los coches de los participantes.

La séptima y última etapa sería diferente a las anteriores, ya que en esta no habría rutómetro; en su lugar, se le entregaría a los participantes diferentes hojas con fotos de lugares tomadas en diferentes ciudades. En cada foto iba indicado el nombre de la población en que estaba tomada y eso si, cada foto tenía tapada una parte de la imagen. La labor de los participantes era encontrar esos lugares y responder en una hoja de respuestas que era lo que estaba tachado en cada una de las fotos.

Por cada respuesta acertada se sumarían 25 puntos al cómputo del rally, mientras que por cada respuesta errónea o no respondida se restarían 15. La amplia zona que comprendía la etapa eran las poblaciones que hay entre Midelt y Meknes, pasando entre otros por el conocido bosque de cedros con sus monos a pie de carretera, y la diferencia entre acertar muchas o pocas respuestas podía dar un vuelco a la clasificación final, por lo que era muy importante trazar una buena estrategia que permitiese pasar por el mayor número de poblaciones dentro del tiempo establecido.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 202

Los coches de organización se repartieron por distintas poblaciones y pudieron contemplar la simpática imagen de ver a diferentes coches del rally circulando en todas direcciones buscando las imágenes de su hoja de fotos sin saber muy bien si eran ellos o los demás los que iban en la dirección correcta.

Finalmente y de nuevo, el hotel Menzeh Dalia fue el alojamiento de toda la caravana y donde tras la “última cena” del rally, se realizaría la entrega de trofeos y regalos a los participantes.

El ganador Scratch y a su vez de la categoría 2.1, para 4×4 con más de 20 años fue el Mitsubishi Montero del equipo Rallyaf Racing. En la categoría 1.1, para 4×2 con más de 20 años, el Renault 4L del equipo Exploring de World. En la categoría 2.2 para 4×4 con más de 30 años, el Land Rover Santana del equipo La Española y en la categoría 1.2 para 4×2 con más de 30 años el Renault 4 F del equipo Team Renault 4 F6 Rally. Lo cierto sin embargo, es que las caras de los participantes tras finalizar el Rally indicaban que allí todos eran ganadores, que ninguno de los 67 coches que terminaron el rally era perdedor, pues la experiencia única que todos terminaban de vivir sería sin duda alguna, un compendio de recuerdos que no olvidarán a lo la largo de sus vidas.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 210

Una vez más, el que es el más prestigioso rally para coches clásicos de cuantos se organizan en nuestro país, volvía a demostrar que para vivir una apasionante aventura, descubrir mil diferentes caras de un país tan hipnotizante como Marruecos o disfrutar del compañerismo, los retos e intensos momentos que se viven durante un rally africano, no es necesario ser un piloto experimentado ni tener que invertir un montón de dinero en un carísimo coche. Un Renault 5, un Ford Fiesta… cualquier coche apto para un “Plan Prever” con una buena revisión y una preparación mínima, son suficientes para poder disfrutar de una experiencia que, algo tendrá, porque todos los que la prueban repiten.

Clasicos del Atlas Solidario 2913 214

Una organización con experiencia se ocupó además de subsanar y ayudar a los participantes en aquellos momentos “críticos” que cada uno de ellos vivió a lo largo de “su” rally, aportando una seguridad que realizando un viaje sin una buena organización sería imposible conseguir.

Si tienes ganas de participar en una aventura única como esta, este mismo año tienes aún otra oportunidad, pues por petición popular, en el mes de diciembre se realizará la 1ª edición del Rally Clásicos del Atlas Invernal. Los mismos coches, el mismo espíritu, la misma aventura, diferentes recorridos, para que si has asistido a esta edición puedas seguir conociendo nuevos lugares.

En su página Web: www.rallyclasicosdelatlas.com encontrarás toda la información que necesites y fotos de ediciones anteriores, aunque permíteme un consejo, si no quieres ponerte los dientes largos, mejor no entres.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook




Más en Rallys y Raid 4x4
V Panda Raid. “Panda Rain”

Mas de 80 pandas se reunieron el pasado viernes 1 de marzo frente al Estadio Santiago Bernabeu de Madrid para...

Cerrar