Motorclan


3º Rally Clásicos del Atlas Solidario

Escrito por el 30/04/2012 en Rallys y Raid 4x4

Clasicos del Atlas 14

Para todos

De nuevo un rally low cost nos demuestra como se puede vivir una autentica aventura por Marruecos sin necesidad de tener el Todo Terreno más atómico ni una cuenta corriente con un montón de ceros.

62 coches se daban cita el pasado 31 de marzo a las puertas del Corte Ingles de Nervión, en Sevilla, para pasar las verificaciones administrativas y técnicas de esta tercera edición del Rally Clásicos del Atlas Solidario.

Después, alrededor de las tres de la tarde, tomaban la pre-salida para realizar el recorrido que les llevaría hasta el Puerto de Algeciras, donde tomarían el ferry que les llevaría hasta Tánger y de allí al hotel Ibis de la localidad, lugar donde se pernoctaría la primera noche.

Los Land Rover Ligeros, Nissan Patrol, Suzuki Samurai, Range Rover y demás todo terrenos, hacían compañía a toda una colección de turismos tipo Renault 4, Citroen 2 CV, Dyane 6, Ford Fiesta, Fuego, Mercedes Benz W123 y W124 y un largo etc., que eso sí, al igual que los TT tenían más de 20 o 30 años de antigüedad.

Clasicos del Atlas 15

Los 650 € por equipo que habían pagado, les daba derecho a los pasajes del ferry para coche y dos personas, tres noches de buenos hoteles en media pensión, cuatro noches de camping, además del road book, adhesivos, camisetas de recuerdo y el disponer de una organización que les llevaría a recorrer algunos de los más bellos paisajes de Marruecos durante una semana de auténtica aventura.

El primer amanecer en Marruecos serviría para realizar un primer briefing en el que entregar a los participantes sus dorsales, aclarar el funcionamiento del rally y responder al importante número de dudas que muchos de ellos tenían al ser esa su primera incursión en territorio marroquí. A continuación, esta etapa tan solo serviría para que los participantes tomasen contacto con el país, llevándoles por un recorrido todo por autopista desde el hotel de Tánger hasta el camping de Marrakech, lugar donde se pernoctaría esa noche.

La segunda etapa ya metería a los participantes en “faena”, primero sumergiéndoles por carretera en la subida al Puerto del Tizin Tichka de casi 2.300 mts. de altura y que ya les permitiría pasar por diferentes poblaciones y hacerse una idea de la peculiar manera de conducir en Marruecos. Tras los 120 Km. que separan Marrakech del Tichka, daría comienzo el primer tramo de regularidad, que nos adentraría por la Ruta de las Mil Kasbahs permitiéndonos ver, entre otras las de Telouet y especialmente, la de Ait Ben Haddou, pasando por pistas y carreteras en todos los estados, vadeando ríos y terminando finalmente en las inmediaciones de Ouarzazate, junto a sus decorados cinematográficos. Finalmente, los participantes fueron llegando al camping donde se pernoctaría y ya se empezaban a ver grupos reparando, comentando la etapa del día y un ambiente creciente entre todos los participantes.

Clasicos del Atlas 23

La tercera etapa llevaría a la caravana a recorrer pistas por las estribaciones del Atlas, en esta ocasión con itinerarios diferentes para los 4×4 y 4×2 que en un primer momento llevaría a ambos a visitar la primera escuela en la que se donaría el material escolar que los participantes portaban en sus vehículos. Tras 62 Km. de pistas, el tramo de regularidad terminaría en las inmediaciones de Tazenakht, y desde allí, todos iniciarían el recorrido por carretera que les llevaría a pasar por Taliouine, mundialmente conocido por su producción de azafrán, y también, a lo largo de una zona donde se encuentran las mayores extensiones del árbol del argán y por lo tanto, de producción de este famoso aceite culinario y cosmético.

Finalmente, todos llegaríamos a Taroudant, lugar donde se encuentra el hotel en el que tras una buena cena, todos descansaríamos.

La cuarta y quinta etapas (Marathon), comenzarían descendiendo hacia el sur, hasta Tiznit, para desde allí dirigirnos a su playa en cuyas inmediaciones daría comienzo la que sin duda se convertiría en etapa estrella. 34 Km. de pistas y arena en la que si bien los 4×4 los pasaron sin mayores problemas, los 4×2 vivirían su particular aventura a poco más de 4 Km. de la salida, cuando una larga subida con arena, más blanda de lo que aparentaba, se convirtió en una auténtica trampa que obligó a la gran mayoría de equipos a tener que utilizar todos sus recursos.

Clasicos del Atlas 11

Palas, planchas, miembros de diferentes coches empujando para desatascar uno a uno, y volver a quedarse empanzados unos metros después, y la inestimable ayuda de los 4×4, que tuvieron ocasión de lucirse, eslingando (alguno de ellos en bastantes ocasiones), a los diferentes turismos que se encontraban atrapados. 34 Km. que dieron para todo el día, ya que los últimos participantes llegaban a la meta cuando el sol se ponía.

Como etapa marathon, esa noche era libre y cada uno podía dormir donde mejor le pareciese, la siguiente cita era ya por la tarde del día siguiente junto a la puerta el colegio en el que se terminaría de repartir la ayuda humanitaria que los participantes portaban.

Durante dos horas todos tuvimos oportunidad de compartir agradables momentos con los niños y profesores del colegio, hacerse fotos y relajarse, hasta que ya entrando la noche, y desde la misma puerta del colegio, se daría la salida a la segunda parte de la etapa marathón que se realizaría íntegramente de noche.

Clasicos del Atlas 07

Continuando al borde del Atlántico, las pistas corrían dirección norte junto a espectaculares acantilados y tras terminar el tramo de regularidad, los participantes tomaron dirección Essaouira, en la que se encontraba el camping donde se pernoctaría esa noche y ciudad donde muchos disfrutamos de un paseo por su medina, una buena cena y unas cervezas en sus discotecas.

La salida al día siguiente sería hacia el mediodía, para dar descanso a los participantes tras la etapa marathón y porque el recorrido del día sería sencillo, ya que llevaría desde Essaouira a Al-Jadida por carreteras. 255 cómodos Km. que permitieron darse cuenta de que la aventura llegaba a su fin.

La séptima y última etapa, a diferencia de las anteriores no contaría con rutómetro, pero si habría que realizar diferentes fotos. El tramo de regularidad daría comienzo en la misma puerta del camping y terminaría en la puerta del hotel de Rabat, donde se daría por terminado el rally.

Tras la cena, se celebró la entrega de trofeos a los ganadores de cada una de las categorías y ya, cada uno, hizo sus diferentes planes para al día siguiente, llegar al ferry que nos devolvería de nuevo a la península.

Poco dinero de inscripción, coches en la mayoría de los casos regalados, con una preparación mínima y muchas ganas de pasarlo bien, son los únicos ingredientes necesarios para poder conocer un país, sus costumbres, sus pistas, su gastronomía, viviendo una aventura apasionante que, ya antes de terminarla, tienes ganas de volver a repetir. Sin duda una gran formula que ha llevado a que este rally, en tan solo tres ediciones, se haya ganado un lugar privilegiado entre los aficionados a la aventura y los viajes por Marruecos.

Si te gustan este tipo de aventuras, el próximo noviembre se celebrará el Clásicos del Atlas 4×4 Expedition, una aventura similar pero exclusiva para vehículos 4×4 de cualquier marca y modelo con fecha de matriculación anterior al 31 de diciembre de 1995, en el que lo que se busca es conseguir ser regular etapa a etapa, localizando el máximo de controles de paso y llegando al final de cada etapa con el menor número de kilómetros recorridos. Un rally también low cost en el que lo más importante es tener ganas de pasarlo bien. Puedes encontrar más información en su página web: www.rallyclasicosdelatlas.com

 

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook




Más en Rallys y Raid 4x4
IV Panda Raid 2012

Un RAID con mayúsculas Sin duda, es posible vivir una auténtica aventura africana sin tener que disponer de un potente...

Cerrar