Motorclan


Rally Mauritania

Escrito por el 05/09/2012 en Rallys y Raid 4x4, Rutas y viajes

Rally Mauritania 02

¡Que no te lo cuenten!

En la vida pasan ante nosotros oportunidades que merecen ser vividas, y sin duda la de participar en el Rally Mauritania, que organiza Auto Rescate 4×4 es una de ellas.

¡Vívelo, que no te lo cuenten!, era la frase con la que la organización “invitaba” a participar en un viaje aventura para recorrer 4.500 Km. hasta Nouadhibou, en un rally sin asistencia en ruta que atraviesa Marruecos y el Sahara Occidental, y que tiene como meta uno de los sitios más olvidados del planeta: Mauritania.

¿Y por qué?. Por un fin solidario y porque el cuerpo te pide aventura y competición. Porque estás decidido a abrir camino y a abrir tu mente; porque el apartamento de la playa puede esperar a otro verano… unas buenas razones que nos convencieron a un grupo de casi 50 personas y que llevaría a los participantes en la categoría bólidos (también había “Biciclistas” y “Mochileros”), a participar con un “viejo cacharro” (un coche con más de 10 años), para una vez en Nouadhibou, donarlo y poder contribuir con el dinero de su venta a hacer la vida un poco más fácil a personas realmente necesitadas. “Si eres de los que quieren ayudar pero tampoco andas sobrado de dinero; si quieres conocer y conocerte… éste es tu rally”. Terminaba esta invitación-declaración de intenciones.

Y casi sin darnos cuenta, el día de la salida llegó, y el viernes 30 de julio, uno a uno, todos los participantes fueron llegando a la Plaza Mayor de Brunete, donde fuimos citados por la organización. Saludos a viejos conocidos, presentaciones de “gentes”, que sin saberlo y en tan solo unos días se habrían convertido en amigos de toda la vida, y la primera cachondada de la organización, el libro de ruta (secreto hasta ese mismo día de partida), que te entregaban en la mesa de organización, venía con un candado cuya llave había que encontrar en algún lugar del bar donde, posteriormente, nos prepararían una estupenda paella para cenar.

Tras unas copitas, la mayoría nos fuimos a dormir al polideportivo de Brunete que habían abierto para la ocasión para que pudiésemos pernoctar, pero al comprobar el calor que hacía dentro, preferimos montar las tiendas de campaña en el parking del mismo.

Ni que decir tiene, que todo lo que aquí estoy escribiendo es mi experiencia personal, una más de todas las que cada uno de los participantes vivieron, porque como nos iríamos dando cuenta con el paso de los días, el Rally Mauritania es el Rally que cada uno quiera vivir.

Rally Mauritania 05

Al día siguiente tras recoger el que sería el primer campamento, desayuno y salida para todos los participantes a las 8,30 de la mañana. Rumbo a Algeciras, los ocupantes de los coches sin aire acondicionado lo pasaron realmente mal, con unas temperaturas que pasaron en muchas ocasiones de los 40º. Al llegar al puerto de Algeciras (y como es 31 de julio, operación “paso del estrecho”) hay un atasco monumental para embarcar, con suerte al final logramos juntarnos 8 coches que hicimos el trayecto de barco juntos. Tras desembarcar, la caravana se dividió, quedándose cuatro coches en un cuarto alquilado junto a la playa y otros cuatro de acampada unos Km. más adelante.

El domingo 1, tras recoger el campamento nos dirigimos dirección Tánger para buscar un bar y desayunar. Café, zumo de naranja natural, agua, tostadas y aceitunas para 4 personas, total 52 DH (menos de 5 €) ¡Buen comienzo!. Cogemos el mapa y decidimos que vamos a ver Chefchaouen y Fez.

Tras recorrer la bonita Medina de Chefchaouen compramos agua y pan y nos fuimos a buscar un sitio para comer. Unos 80 Km. después de Chefchaouen nos metemos en una pista de tierra y a la sombra de unos árboles nos preparamos una fabada, ¡quita la fabada del fuego que se va a enfriar!, fue una de las frases que le salieron a Álvaro de la boca por el calor que hacía. La temperatura sube hasta los 43 grados a la sombra y 22 Km. antes de Fez, a las 8 de la tarde, cuando ya empezaba a anochecer nos tiramos por varios caminos solitarios hasta encontrar un sitio en un olivar donde acampar. Nos preparamos otra cenita de las nuestras y a las 11 de la noche todavía con 30 grados de temperatura ¡a dormir!

Rally Mauritania 23

Por la mañana, levantamos el campamento y nos fuimos a desayunar al bar de la gasolinera donde habíamos repostado el día anterior. Seguimos dirección Fez con idea de ver la medina que “apunta” bien pero donde el calor es agobiante por lo que decidimos irnos ya dirección hacia la costa y dejamos una visita en profundidad para otra ocasión en mejor época.

Dirección hacia Rabat, buscando las más templadas temperaturas de la costa, paramos a comer en Khemisset, cuando salimos son las 16:30, hacemos una foto de un termómetro que marca 45º a la sombra (el nuestro marca “solo” 42º). Según nos vamos acercando a Rabat el termómetro va bajando hasta que al llegar a Rabat se sitúa en unos agradables 28-30º. Atravesamos Rabat siguiendo la carretera más cercana a la costa dirección sur, buscando un sitio para dormir. Encontramos un sitio con playa vigilada ¡perfecto! Hasta que un italiano nos dice que no se puede acampar, que te echan, ¡nuestro gozo en un pozo!, seguimos hacia Casablanca, se nos echa la noche encima hasta que en una urbanización de lujo encontramos un acceso a la playa, entramos y montamos la tienda sigilosamente.

Rally Mauritania 25

El martes 3 nos levantamos rápidamente del lugar y nos pusimos a buscar un sitio para pasar el día y descansar. Atravesamos Casablanca pegados a la costa para ver toda su zona de lujo, donde se pueden ver grandes zonas en construcción, pasamos por el mausoleo de Hassan II, seguimos hacia el sur y nos pusimos a buscar una playita a la que se pueda acceder. Finalmente, después de varios intentos encontramos unas dunas con acceso a la playa, a las que pudimos subir y quedarnos el resto del día durmiendo, tomando el sol, duchándonos y recuperándonos del cansancio.

El miércoles 4, después de haber dormido regular por haberme quemado los hombros el día anterior, me doy cuenta de que se nos ha “fundido” la batería al haberme olvidado de desconectar la nevera la noche anterior. Como no teníamos prisa, arranqué el generador y en lo que la batería se cargaba preparamos café, Mar aprovechó para lavarse el pelo y ducharse en bikini, momento durante el cual pasa un paisano con una ristra de crios, quienes se quedan mirando y riendo. Tras recoger nos fuimos a hacer turismo por El-Jadida y seguimos hacia Safi, finalmente nos quedamos a dormir pasado Oualidia.

Rally Mauritania 26

Los siguientes días seguimos bajando por la costa (así sería el resto del viaje) no sin antes volvernos a juntar con todo el grupo en Essaouira donde había que realizar una foto de control.

Agadir, Sidi Ifni, Tan-tan, Tarfaya, El Aioun, Dakhla (Antiguo Villa Cisneros), y en general toda la costa marroquí y del Sahara Occidental, nos permitió disfrutar de impresionantes paisajes en los que las playas desiertas se mezclaban con los acantilados y estos con las dunas que se “comían” literalmente la carretera en algunos tramos. La tienda de campaña, que echamos “por si acaso”, pensando en que algún día dormiríamos en ella, se convirtió en nuestro único hotel durante los 13 días que duró nuestro viaje hasta la frontera de Mauritania, donde de nuevo, todo el grupo tenía que reunirse para cruzar juntos.

Antes de las 12 del mediodía, la caravana con todos los coches estaba parada delante de la frontera marroquí, cuyos controles, un total de 5, tardamos unas dos horas en pasar, algo que nos cabrea, pero que no sería nada con las más de 7 horas que tardaríamos en pasar el control Mauritano, donde se nos hizo de noche.

Rally Mauritania 126

Finalmente toda la caravana pudo seguir hasta el orfanato de Nouadhibou (tras tener que volver a parar y pasar dos controles más), allí vimos por primera vez a los niños del orfanato y nos tomamos un aperitivo que nos habían preparado (así como un perfecto aparcamiento para todos los coches hecho con piedras). Después nos fuimos a buscar un apartamento para dormir en cama por primera vez en 13 días. Nos sorprendió gratamente. El precio eran 10.000 “pelotillos” (nombre oficial de cualquier moneda que no sea el € durante cualquier viaje) por noche, es decir 8 euros por cabeza, en un apartamento para cuatro personas (salón con sofas y TV, cocina con frigo, fogones, fregadero y cacharros de cocina, cuarto de baño con ducha y agua caliente, una habitación con cama extragrande y otra habitación con 4 camas árabes), donde pasamos los dos días que estuvimos en Nouadhibou.

Sin duda, una idea, la de Auto Rescate 4×4 excepcional, que nos permitió colaborar con el proyecto de las ONG AmigosXAfrica y NAD, además de vivir una experiencia única. Como única, fue la labor de Alfonso Díaz, el alma visible de la organización, siempre presente, y cuyo trabajo y dedicación fue mucho más allá de donde le correspondía y al que desde aquí, quiero darle las gracias, por su impagable esfuerzo en nombre de todos los participantes. Alfonso: contigo, al fin del Mundo.

 

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook




Más en Rallys y Raid 4x4, Rutas y viajes
Guadalupe y Las Villuercas

La historia de este municipio enclavado en la comarca de Las Villuercas, está ligada desde el siglo XIV, fecha en...

Cerrar