Motorclan


Presentación Isuzu D-Max

Escrito por el 02/07/2012 en Pruebas 4x4

Isuzu D-Max 53

Solo queda el nombre

Isuzu, líder mundial, junto con Toyota, en fabricación de pick up y referente en la fabricación de motores diesel para la industria del automóvil y auxiliar, no ha tenido hasta la fecha un importador en nuestro país que supiera hacer valer el potencial de una pick up, la D-Max, de la que se vienen fabricando 400.000 unidades al año y que es líder de ventas en muchos países del mundo.

Midi Spain Automoción, filial de Midi Europe SRL, el mayor distribuidor europeo de Isuzu, con distribución en Italia, Francia, España, Suiza, Rumania, Serbia y Montenegro, y con planta de ensamblaje y de recambios propia en Verona (Italia), se ha propuesto cambiar esta realidad y lo quiere hacer con un producto que le va a facilitar mucho el trabajo, la nueva Isuzu D-Max, una pick up que prácticamente, solo mantiene el nombre de la versión anterior, una versión que ya se ganó una merecida fama de modelo robusto y fiable apta para los trabajos más duros.

Como pudimos comprobar en la presentación internacional que se acaba de realizar de esta nueva pick up, todo es nuevo, mejorando de forma notable tanto el nivel de equipación a todos los niveles, como sus prestaciones o calidad de acabados respecto al modelo precedente, ofreciendo un producto final que viene con la clara intención de situarse en lo más alto de su segmento y con unas cualidades que le permiten mirar a la cara y sin rubor a rivales tan potentes como las Toyota Hilux, Mitsubishi L-200, Nissan Navara o VW Amarok.

Isuzu D-Max 71

Diseño exterior

Aunque mantiene el aire de familia con respecto al modelo anterior, el aspecto ha cambiado totalmente. Más ancha y con una línea más aerodinámica, el aspecto del frontal, en el que crece de tamaño el logo de Isuzu, es mucho más potente, deportivo, aerodinámico y robusto.

Los faros han sido totalmente rediseñados y ahora son elipsoidales, cuentan con luces de día y antinieblas más integrados en el paragolpes. Los pilotos traseros también son de nuevo cuño, y ofrecen mayor visibilidad y luces de Led.

En la vista lateral ya se intuye el rediseño al que ha sido sometida y la mejora en aerodinámica con respecto al modelo anterior es del orden del 5%.

Quizás la principal novedad en lo que a carrocería se refiere, se da en la versión de cabina extendida, la que tuvimos oportunidad de probar más a fondo, y no es otra que la incorporación de una segunda puerta para acceder a la plaza trasera, lo que aparentemente pasa desapercibido a simple vista por no tener mando externo para abrirla, pero que sin duda le dota de unas cualidades que el modelo anterior no poseía.

Isuzu D-Max 68

Habitabilidad

El haber crecido hasta los casi 5,30 mts. de largo (5.295 mm), y ganado otros 50 mm de ancho de vías, también se ve reflejado en la habitabilidad, que mejora en cualquiera de los tres tipos de cabinas disponibles. En todos los casos la anchura a la altura de los hombros ha crecido 10 mm, situándose en 1.460 mm.

En el caso de la cabina sencilla, la practica totalidad de la mejora se la lleva la caja de carga que pasa a tener un longitud interna de 2,305 mm (+35 mm), un ancho de 1,570 mm (+40 mm), y una altura de 440 mm (-10mm).

La cabina extendida gana espacio detrás, concretamente 15 mm de distancia entre el respaldo del asiento delantero y el panel trasero. Además los dos asientos abatibles traseros son de mayor tamaño que en el modelo anterior y las ya mencionadas nuevas puertas traseras facilitan enormemente la acción de entrar o salir. En cuanto a la caja de carga mantiene su longitud interna de 1.795 mm pero gana 70 mm (1.530 mm), de ancho interno.

En la doble cabina mejora el ángulo de los asientos traseros, que pasa de 21º a 24º. Su caja crece considerablemente y pasa a tener una longitud de 1,552 mm al plano de carga (+138 mm), 1,485 mm a nivel de cabina (+105mm), y un ancho interno de 1,530 mm (+70 mm).

En todos los casos la abertura del portón trasero es más ancha para facilitar la carga en la caja, y esta es más cuadrada y aprovechable.

El interior ha mejorado tanto en la calidad percibida como real, y así tanto los plásticos como la tapicería de los asientos mejoran, pudiendo llegar, en el caso de la serie especial Quasar a ser de cuero, con control eléctrico y calefactables.

El asiento del conductor es regulable en altura, la situación de todos los mandos es más cómoda e intuitiva, disponiendo ahora de control cruiser en la parte derecha del volante, y dejando la parte izquierda reservada para el control del equipo de sonido en las versiones que lo llevan.

Ha crecido la cantidad y variedad de espacios portaobjetos, incorporando ahora una doble guantera a la derecha, una de ellas con toma de corriente, otra guantera superior situada en el centro del salpicadero y espacios reservados para botellas tanto en las puertas como en la parte de atrás del apoyabrazos, para los ocupantes de los asientos traseros así como unos nuevos, escamoteables, situados bajo las tomas de aireación laterales que sirven tanto como portabotellas o portaobjetos muy bien situados al alcance tanto del conductor como del copiloto.

En el túnel central hay otro doble alojamiento portavasos-cenicero y el reposabrazos delantero, con un buen hueco interior, también incorpora un portagafas situado sobre el retrovisor y bajo los dos asientos traseros (recogibles hacia atrás), se encuentran sendos huecos ideales para llevar la herramienta, algún paraguas, chubasquero y/o cualquier objeto que queramos llevar perfectamente oculto.

Gracias al nuevo motor, las nuevas suspensiones, la insonorización del capó y el diseño más aerodinámico, el nivel de ruido y vibraciones ha descendido notablemente, situándose al nivel de cualquier SUV de última generación, lo que no es poco si no nos olvidamos de que sigue siendo “un camión”.

La habitabilidad a todas las plazas ha mejorado gracias a un suelo más plano y a la incorporación en las plazas delanteras de unos cómodos agarraderos, también de mucha utilidad en conducción off road. Para esto (conducción off road), ahora la manera de actuar la tracción 4 o las reductoras, es a través de un dial giratorio en lugar de la antigua botonera.

Isuzu D-Max 60

Mecánica

El motor es un tetracilíndrico en línea longitudinal a la marcha, 2.5 diesel, biturbo, intercooler, common rail, que entrega 163 CV a 3.600 r.p.m. y un par de 400 Nm. desde tan solo 1.400 r.p.m. y hasta las 2000 r.p.m.

El nuevo motor aporta muchas mejoras respecto al anterior, pero curiosamente una de las más destacables es que sigue manteniendo el mismo bloque, su probada robustez, fiabilidad y elementos sobredimensionados que le aseguran una vida útil de muchos cientos de miles de kilómetros, aconsejaban no cambiar una de las mejores cosas que ya tenía la D-Max.

Sin embargo, la evolución en el resto de la cadena cinemática es tan grande que más que de evolución hay que hablar de nueva creación.

Quizás la principal novedad sea el doble turbo o turbo bifásico, que le permite (al pequeño), “soplar” desde muy bajas vueltas lo que da como resultado la importante cifra de par que alcanza y al nivel de revoluciones tan bajo a la que lo hace. Y más destacable que la cifra de par máximo es ver, en su curva de potencia, como a tan solo 1000 r.p.m., prácticamente por encima del ralentí, el par ya es de 250 Nm. Para hacerse una idea de la mejora es necesario comparar estas cifras con las del modelo anterior, y así, el antiguo 2.5 que entregaba 136 CV, ofrecía una cifra de par máximo de 280 Nm en los “alrededores” de las 2.500 r.p.m. La comparación con el anterior 3.0 de 163 CV, también es significativa, ya que este, entregaba un par máximo de 360 Nm. la versión manual (333 Nm. la automática), y en ambos casos a un régimen de revoluciones muy superior.

Pero las prestaciones se consiguen, además de lo anterior, por toda una batería de innovaciones que incluyen una nueva cámara de combustión, de diseño “High swirl” o de remolino, nuevo diseño de válvulas, pistones bordeados de polímero (que evita el “sufrimiento” de los pistones en frío), un intercooler más grande y montado frontalmente, en lugar de en el capó, lo que además de mejorar la aerodinámica, garantiza mayor refrigeración y por lo tanto, rendimiento; la presión en rampa ha aumentado a 200 Mpa (antes 180 Mpa), incorpora nuevos inyectores de 8 salidas (antes 6), un enfriador de válvula EGR de mayor tamaño con sistema bypass… Un catalizador de gran tamaño y un filtro DPD o antipartículas autoregenerativo (no hay que ir al taller para regenerarlo), son algunas otras de las muchas novedades que incorpora este motor.

En cuanto a las transmisiones, mantiene el actual sistema de tracción trasera con 4×4 conectable en marcha y reductoras, sin embargo, el cambio, tanto en la versión manual como en la automática, gana una marcha, así, en el primer caso pasa a se de 6 relaciones y de cinco en el caso del automático.

Estas nuevas cajas han permitido incorporar una primera marcha mucho más corta que la anterior y por lo tanto más apta tanto para arrancadas con mucha carga o en utilización off road, y una última velocidad, ligeramente más larga que la anterior directa, consiguiendo una menor rumorosidad y mejores consumos pero manteniendo su usabilidad (no es un overdrive, vamos),

Todas las versiones pasan a disponer de Control de Tracción y de Estabilidad, desconectables en cualquier momento por el usuario y de manera automática en el momento de engranar la reductora

Isuzu D-Max 78

Comportamiento

En el anterior apartado hablaba de que se conservaba una de las mejores cosas que tenía la D-Max, su bloque motor, la otra “mejor cosa” que siempre ha caracterizado a esta pick up es su chasis, de sobras reconocido como el más robusto y resistente de cuantos hay en el mercado, y la explicación es bien sencilla para ambos elementos, y es que Isuzu, no fabrica, coches, SUV o todo terrenos de los que heredar cosas para su pick up, Isuzu fabrica camiones y es de estos de donde provienen tanto el motor como el chasis, que aunque no lo necesitaba, crece en tamaño, resistencia y robustez respecto al precedente.

Este crecimiento suponemos que le vendrá bien tanto para la conducción off road más agresiva, como para mantenerse en el tiempo tras años de uso en condiciones de mucha carga, algo que evidentemente no pudimos comprobar durante esta breve toma de contacto.

Lo que si pudimos comprobar es su buen andar en carretera, algo que se debe al totalmente nuevo sistema de suspensión, y mientras atrás mantiene el eje rígido, la ballestas ahora son más largas y planas que en el modelo precedente, además de ir montadas sobre el eje en lugar de debajo de este. Esto que sin duda mejora el comportamiento en carretera y en pista rápida, así como en conducción más off road, al mejorar la distancia al suelo, debería ser sobre el papel, peor para transportar grandes cargas, al llegar las ballestas antes a su punto de total horizontalidad, y ser en principio, más blandas que otras con más flecha, sin embargo la capacidad de carga ha aumentado respecto al anterior D-Max por lo que suponemos (aunque no lo hemos probado) que deben de ir bien también bajo estas circunstancias.

En la parte delantera cambia todo, y además de nuevas geometrías, se abandonan las barras de torsión para pasar a un sistema de doble trapecio con amortiguador de gas y muelle helicoidal, más suave, progresivo y capaz de trabajar a mayores frecuencias que la barra de torsión.

En el recorrido que hicimos por campo, con alguna fuerte subida, bajada, cruce de puentes y trialera, pudimos comprobar como mantiene las buenas capacidades off road de su antecesora, mostrándose ahora más cómoda en todo tipo de pistas y caminos (a ritmos moderados eso sí, no sabemos como lo hará a ritmos más vivos), manteniendo unos buenos recorridos de suspensión y ganando en cuanto a capacidad de tracción y superación de obstáculos tanto por su mayor par motor como por su mejor escalonado cambio.

Dejamos para una prueba más en profundidad, buscar sus límites tanto en campo como en carretera, donde si pudimos comprobar como la “satisfacción de conducción” a mejorado muchos enteros gracias tanto al mayor espacio disponible, como a la baja rumorosidad que se percibe en el habitáculo y la mejorada ergonomía de todos sus mandos.

Isuzu D-Max 91

Seguridad

Los nuevos diseños de chasis, cabina, carrocería y reposicionamiento del motor, han permitido bajar el centro de gravedad del vehículo manteniendo la distancia libre al suelo para su uso off road.

Por otra parte, tanto los discos delanteros (que pasan de 280 mm a 300 mm), como los tambores traseros, crecen. Incorpora ABS con EBD de 4 canales, asistente de frenada (BA), Control de Tracción (TCS), Control electrónico de Estabilidad (ESC), la cabina se ha realizado utilizando aceros de alta resistencia que además de aumentar la rigidez, es más ligera y dota de mayor protección a los ocupantes, toda la gama, desde el modelo más básico, incorpora 6 airbag, los dos frontales con pretensores y limitadores de fuerza de los cinturones, sistema de desbloqueo del cierre centralizado en caso de activarse los airbag y encendido automático de las luces de emergencia, columna de dirección colapsable de nuevo diseño, pedal de freno colapsable, paragolpes delantero de nuevo diseño y mayor capacidad de absorber impactos, soportes de capó colapsables.

Valoración

Con un consumo homologado de 7,4 l. (cambio manual), 163 CV y un par de 400 Nm, equipación y terminación interior comparable a cualquier SUV, una capacidad de carga como solo las pick up pueden conseguir, un cambio de marchas perfectamente escalonado tanto para su uso off road como en carretera, unas potentes reductoras y una estética moderna y “poderosa”, esta pick up llega con intención de situarse en lo más alto del ranking de las pick up, mirando muy de frente hacia las compañías de renting, poseedoras de casi el 80% del parque de pick ups, gracias a unas características y versatilidad que la hacen ideal para el uso al que estas le someten.

Dos tracciones (4×2 y 4×4), tres cabinas (sencilla, extendida y doble), cuatro niveles de acabado (Satellite, Planet, Solar y Quasar), ocho colores y una equipación básica que incluye 6 airbags, ABS con EBD y BA, TCS y ESC desde el modelo más barato, son también una declaración de intenciones para llegar al usuario que necesita un vehículo versátil, en el que poder transportar a su familia con seguridad, a la vez que puede transportar (por ejemplo), una moto en su caja de carga.

Su motor y chasis de probada dureza, han de ser también un aliciente para todos aquellos que buscan prepararse un todo terreno capaz de abordar las más grandes y duras travesías.

Es sin la menor duda, el mejor D-Max que se haya fabricado nunca, la mejor pick up en toda la historia de Isuzu, ahora solo queda esperar que Midi Automoción, su nuevo importador, enmiende los errores que se han cometido con anterioridad y sepa convencer a sus destinatarios finales de que esta totalmente nueva D-Max es capaz de satisfacer al cliente más exigente. Mucha suerte en el intento.

Comentarios

  • Felipe Medina dice:

    Me ha molado mucho tu artículo, tiene muy buena pinta, a ver si nos hablan un dia del AutoGas, que me parece muy interesante el tema, que opinas tu al respecto????
    Saludos

    • Me alegro de que te haya gustado el artículo.
      En cuanto al AutoGas estoy totalmente de acuerdo contigo, igual que el resto de híbridos es una realidad 100% utilizable y económica.
      En unos días colgaré una prueba que hice de un Skoda Octavia equipado con un kit de gas que iba realmente bien.

  • FRANCISCO GARCIA dice:

    ENHORABUENA, LA PRUEBA ME HA GUSTADO , AUNQUE ECHO DE MENOS LAS TABLAS DE LOS PRECIOS Y DONDE PODEMOS COMPRARLO DIRECCIONES DE LOS CONCESIONARIOS UN ABRAZO Y FELICIDADES

    • Tienes razón respecto a los precios, estoy dándole vueltas al tema de como tenerlos publicados, si en una lista completa con todos los modelos del mercado, la cual habría que ir actualizando y me puedo volver loco, o los oficiales de cada coche en el momento de publicar cada prueba o presentación.
      En cuanto a los concesionarios de Isuzu, se que tienen practicamente todos los que había anteriormente y que están ampliando la red. Al principio del artículo hay un enlace a Midi Automoción Spain, que es el nuevo importador y desde allí posiblemente puedas conseguir la información.
      Muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Connect with Facebook




Más en Pruebas 4x4
Prueba Mercedes G 300 CDI L Professional Station Wagon

 El valor de las estrellas Desde 1979 la Clase G ha demostrado su legendario carácter en todo tipo de terrenos...

Cerrar