Motorclan


Presentación LEMev Stream

Escrito por el 14/02/2012 en Pruebas Motos

LEMev Stream 24

Verdad Verdadera

El camino del vehículo eléctrico aunque lento, va dando pasos firmes hacia una realidad futura en la que las ciudades serán mucho más silenciosas y limpias que en la actualidad.

El scooter, de igual forma y poco a poco, va ganado puntos, tanto ante las administraciones como ante los usuarios, como una de las mejores alternativas para el transporte urbano; una alternativa ágil, limpia y económica que nos permite aprovechar mejor nuestro tiempo con un coste menor y de manera más ecológica.

En este marco, el scooter eléctrico, se presenta como la alternativa real al tráfico urbano, con un cada vez menor número de inconvenientes a la vez que aumentan sus ventajas.

El ejemplo que hoy nos ocupa es un claro ejemplo de todo lo anterior, y el LEMev Stream minimiza hasta un punto todavía no conocido en nuestro país las principales desventajas de este tipo de vehículos, como son la autonomía, la fiabilidad, la seriedad de fabricantes e importadores… aumentando sus ventajas (prestaciones, capacidad de carga, red de concesionarios, etc.), hasta hacerlo comparable a un scooter tradicional.

LEMev Stream 46

Si bien es cierto que la calidad de los productos chinos a pasado de ser casi siempre mala, a buena, mala o regular dependiendo de que estemos hablando, no es menos cierto que existen fundadas razones para desconfiar de muchos productos provenientes del país asiático, especialmente si quien los importa, no es una marca de reconocido prestigio con una asentada e importante red de ventas detrás, que nos garantice una correcta ejecución de la garantía y el imprescindible servicio post venta posterior a nuestra compra, algo que casi nunca se da.

El LEMev Stream, se salta a la torera todos estos fundados miedos por una sencilla razón, es un scooter 100% español. Tras un largo proyecto que se comenzó a gestar en 2007 y liderado por LUMA (empresa guipuzcoana), desde el principio se tuvo claro cual sería el papel de cada empresa en el desarrollo de este proyecto, de esta forma, INMOTEC (Navarra) se ocuparía de la parte ciclo (bastidor, frenos y suspensiones), DHEMEN DESING (Guipuzcoa), se encargaba de darle forma y LUMA-LEM de la producción.

A nivel técnico especializado, además, se delegó en otras empresas colaboradoras de primer nivel, como ROBOTIKER, que se centró en la electrónica del controlador con el motor eléctrico y carga de las baterías; el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas evolucionó el motor para obtener mayor rendimiento y durabilidad y DONEWTECH se encargó de la comunicación usuario-scooter. Todo ello con el apoyo de CDTI (Ministerio de Industria), SPRI (Gobierno Vasco) y la Diputación Foral de Guipuzcoa.

LEMev Stream 38

Nada que ver con la legión de scooter chinos que montan un motor de dudosa procedencia en una copia de cualquier scooter europeo fabricado con unos materiales aún más dudosos que los del motor, y dicho esto, que se salve quién pueda (que los hay).

El LEMev Stream es un vehículo eléctrico equivalente a un scooter de 125 c.c. para poder acogerse a la convalidación del carnet B, y está dirigido a usuarios que recorren una media de 20-50 Km. día todos los días, con conciencia ecológica y que, además, buscan la mejor economía en su inversión.

Como digo, es comparable a cualquier scooter de 125 c.c., entendiendo por comparable que no es mejor ni peor, sino que frente aquellos, tendrá una serie de ventajas e inconvenientes que cada uno habrá de valorar según sus necesidades y uso, pero cuyas diferencias, no son mayores ya, de las que pueda haber entre un 125 turístico, urbano o sport.

LEMev Stream 20

Por lo tanto, y dejando totalmente aparte el tema estético, algo tan personal que habitualmente no puede entrar como factor en una comparativa justa, elementos como precio de compra, precio de mantenimiento, prestaciones, capacidad de carga, autonomía o servicio post venta, son los factores que hemos barajado para compararle a quien se quiere enfrentar.

Con un precio de compra de 5.350 € que se quedan en 4231 € con la ayuda del 25 % que ofrece el Plan Movele del Ministerio de Industria, no es esta, sobre el papel, su mejor carta, pues la mayoría de scooters de 125 c.c. se sitúan en un abanico que va de los 2000 a los 3500 €. Si tu factor determinante es el precio de compra, puedes dejar de leer ahora mismo y buscar en otra dirección, aquí no está la solución que necesitas.

Pero, ¿que ocurre tras la compra?, que combustible y mantenimiento son gastos con los que tenemos que contar cada día, cada semana, cada año hasta el final de la vida útil de nuestro scooter y aquí el LEMev, se defiende como gato panza arriba y da la vuelta a la tortilla. Comparándole con cualquier otro scooter de gasolina con prestaciones similares y considerando que el precio del kW-h está en 0,14 € y el litro de gasolina a 1,4 €, vemos que la/las recargas de batería necesarias para hacer 100 Km. nos saldrían a un coste de 0,63 €, mientras que un scooter que gaste 4 litros a los 100 Km. nos costaría 5,6 € en la misma distancia.

LEMev Stream 12

A lo anterior hay que añadir el coste de mantenimiento de los scooter de gasolina, que está establecido de media en unos 125 € cada 5.000 Km., mantenimiento que en el LEMev es gratuito, ya que carece de él, los elementos de desgaste como ruedas o frenos, son comunes a ambos vehículos, por lo que en un supuesto de realizar 25 Km. diarios, todos los días del año (unos 9.000 Km. año), el Stream permite un ahorro medio de unos 670 € año frente a un scooter tradicional, sin en lugar de 9.000 Km. año, hacemos 18.000 el ahorro se multiplica y en un solo año habríamos amortizado la diferencia en el precio de compra frente a la mayoría de scooter de su competencia y en poco más de 3 años habríamos conseguido un ahorro equiparable al precio de compra de nuestro scooter, con lo que casi podríamos decir que nos ha salido “gratis”.

Vistos los precios de compra y mantenimiento, lo siguiente sería comparar las prestaciones frente a la media de scooter de 125 c.c. y aquí el LEMev vuelve a dar la talla. Con una velocidad punta superior a los 105 Km./h. pocos serán los rivales que le adelanten y ninguno el que le “arranque” las pegatinas, una velocidad más que suficiente para moverse no solo por ciudad, sino por los cinturones del extrarradio de las grandes ciudades y por las carreteras comarcales que habitualmente unen los pueblos de nuestro país.

En cuanto a aceleración, lo cierto es que barre a la competencia, equipado en la piña derecha con un botón que la fabrica denomina “Boost”, en el momento de apretarlo pasamos a disponer de inmediato de los 22 CV que su motor eléctrico es capaz de entregar, por lo que las aceleraciones y recuperaciones son más propias de un scooter de 200-250 c.c. que de un 125 c.c.

LEMev Stream 47

La capacidad de carga es otro punto fuerte del Stream, con un maletero de doble acceso (bajo el asiento y a través de un portón trasero), que permite alojar 2 cascos integrales, como se puede ver en las fotos, o llevar objetos largos utilizando toda la longitud del alojamiento, además, se ofrece como opción un top case que aumenta la capacidad total de carga hasta casi 100 litros.

Autonomía ¿suficiente?

Si partimos del planteamiento de que para mí cualquier autonomía es poca, que pasar por la gasolinera me parece un engorro y que cualquier moto me gusta más por el mero hecho de ser capaz de hacer más kilómetros sin tener que repostar, el pobre LEMev poco tendría que hacer. Sin embargo, hay maneras mucho más justas de valorar su autonomía, la primera y más directa, es comparándolo con su competencia, los scooter de 125 c.c. (ni siquiera meto aquí el resto de motos eléctricas, que por un motivo u otro de los que ya hemos apuntado no llegan a ser comparables), de los que podremos decir que en su gran mayoría superan los 200 Km. de autonomía, frente a ellos, el Stream anuncia una autonomía de 80 Km. circulando por ciudad a ritmos legales y no utilizando el botón “mágico” (el Boost), una autonomía que se reduce a poco más de 50 Km. si decidimos ir “mangados” con el velocímetro jugando siempre con los 100 Km./h. Sin duda es poca cosa, y podemos ver como el principal camino que le queda por recorrer al scooter eléctrico es el de la autonomía y los tiempos de recarga y que podremos hablar de igualdad absoluta cuando sean capaces de realizar esos 200 Km. sin necesidad de recargar y, además, y no menos importante, realizar esa recarga en un tiempo inferior a la media hora.

Mientras esto último llega (más pronto de lo que pensamos), en mi opinión, el planteamiento que realmente debemos hacernos no es si tiene más autonomía que este o aquel scooter, sino valorar, si la autonomía que nos ofrece es suficiente para nuestras necesidades o no. De igual manera que nos ha de dar lo mismo si nuestro vehículo alcanza los 100 o los 150 Km./h. si nosotros no pasamos de 70 Km./h., no nos han de parecer pocos sus 65 Km. de autonomía media si no vamos a hacer más de 30 o 50 Km. antes de tener una oportunidad de recargar. Con un tiempo de recarga de 0 a 100% de 5,5 horas, también hemos de valorar si, por ejemplo, tenemos opción a recargarla en el trabajo, por lo que su autonomía en muchos casos se duplicaría al poder cargarla en casa por la noche y nuestro puesto de trabajo durante nuestra jornada laboral, lo que duplica su radio de acción.

LEMev Stream 52

A lo anterior hay que añadir que el tipo de baterías empleadas es de Litio, sin los problemas de efecto memoria de las baterías clásicas, con una vida útil de 2000 ciclos completos (si, por ejemplo, recargamos tres veces el 33% solo estaremos “utilizando” un ciclo), lo que supone unos 160.000 Km. más de lo que previsiblemente pueda durar el scooter.

Circulando con ella es cuando quizás más cuenta te das de que el LEMev Stream es ya una opción 100% comparable a cualquier otra. Durante la prueba que realizamos, además del Stream, venían tres periodistas a lomos de sendos scooter de 50 c.c., 125 c.c. y 200 c.c. por lo que pudimos ver en circunstancias totalmente reales su comportamiento, y lo más destacable de todo es que no destacaba nada, que como en el caso de los árbitros, es lo mejor que puede ocurrir. La salida de los semáforos, como ya hemos dicho, era comparable a la del mas grande, su manejabilidad, también, su aspecto el de cualquier otro y, al haber realizado la prueba en la Plaza de Atocha y sus inmediaciones, el estruendo provocado por todo el tráfico rodado no nos dejó apreciar una de sus mejores cualidades, la falta de ruido, algo que valoraremos especialmente cuando circulemos por vías silenciosas, en las que solo nos llegará el sonido del viento y el de rodadura.

LEMev Stream 43

Los frenos, aunque suficientemente potentes para las prestaciones que ofrece, son de un accionamiento bastante duro, hay que apretar la maneta bastante para conseguir deceleraciones fuertes, no es que nos vayan a faltar, es solo que su tacto no es bueno, por el contrario y como contraprestación, disponemos de un freno regenerativo, que nos permite optimizar la carga de las baterías y alargar su autonomía y que es una verdadera delicia, con un tacto perfecto y capaz de proporcionar unas retenciones realmente destacables, permitiendo que en un uso normal, no tengamos que utilizar los frenos “normales” más que para terminar de detener totalmente el vehículo, lo que a la larga, también redundará en su duración.

La agilidad es comparable al de un scooter de 200-250 c.c., con un peso de 210 Kg. no es, evidentemente un 125 c.c. ligero, pero se desenvuelve con soltura en medio del tráfico urbano, mostrando un buen aplomo en los tramos más rápidos; la dirección se muestra un tanto pesada en los giros más cerrados, habiendo cierto desacuerdo entre la parte delantera y la trasera, posiblemente motivado por el tipo de perfil de los neumáticos que monta, pero en cualquier caso, no es más que una sensación a la que hay que acostumbrarse.

Si bien respecto a las unidades de preserie que pudimos probar durante el pasado mes de septiembre han mejorado muchas cosas (el ajuste y terminación de plásticos y mandos, la apertura del portón trasero, la pata de cabra ya no roza y tiene desconector…), comprobamos como aún sigue rozando el caballeta central, especialmente si vamos dos o pasas por un bache en plena inclinación, algo que debería de mejorar próximamente.

Poco más podemos contar de esta primera toma de contacto que hicimos con el vehículo definitivo y que ya se puede comprar en una red de concesionarios que comenzó con uno en el País Vasco, que ahora cuenta en Madrid con el prestigioso Vespa Madrid y que de igual manera, se irá ampliando en las próximas semanas hasta completar toda la Península Ibérica.

Una garantía de 2 años (baterías incluidas), en piezas y mano de obra, son otro factor más que convierten al LEMev STREAM en una “verdad verdadera”.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook