Motorclan


II Guadalquivir Classic Rally. Escuela Off Road

Escrito por el 01/11/2017 en Rallys y Raid 4x4

Guadalquivir Classic Rally

La solidaridad entre participantes es una de las principales máximas de este rally

Por segundo año consecutivo, Pearl de Becerro (Jaén), era testigo del comienzo del Guadalquivir Classic Rally, evento destinado a vehículos clásicos, con más de 25 años de antigüedad y que recorrería algunos de los más bellos paisajes de Andalucía.

Como en la anterior edición, la mañana estuvo dedicada a que los participantes completasen las verificaciones administrativas y técnicas, a la vez que compartían espacio con una interesante y numerosa concentración de coches y motos clásicos.

Guadalquivir Classic Rally

Antes de comenzar hay que pasar las verificaciones administrativas y técnicas

Tras la comida, en el salón de actos del ayuntamiento de la localidad, se celebraba el briefing de bienvenida, en el que se les explicaba a los participantes la dinámica de la prueba, algo fundamental al ser para muchos de ellos la primera vez que participaban en un evento como este.

Hasta aquí las similitudes, porque a diferencia del pasado año, en que tanto los días previos como el día de la etapa prólogo (y posteriores), la lluvia fue la protagonista, en esta ocasión la sequía y el calor que asolan a toda la península se dejaban sentir.

Guadalquivir Classic Rally

Como el año pasado, se celebró una nutrida concentración de coches y motos clásicas

Polvorientos caminos, pistas duras, vadeos sin gota de agua y un calor más propio del pleno verano, eran los elementos con los que tenían que bregar pilotos y copilotos en una etapa que aunque corta (18 Km.), ya ponía en apuros alguna mecánica y las dotes de navegación de algunos copilotos.

En cualquier caso, la ilusión y expectación estaban por todo lo alto, habida cuenta de que todos, finalmente, podían cruzar la meta dentro de los márgenes de tiempo establecidos (con más o menos penalización, eso sí).

Guadalquivir Classic Rally

El Guadalquivir Classic Rally también está abierto a motos, como demostró este valiente participante a lomos de una BMW K100

La primera etapa “de verdad”, comenzaba con un tramo de enlace en la población de Peal de Becerro (Jaén), que llevaría a los participantes hasta la cercana población de Quesada, y después, por una estrecha carretera hasta el lugar donde se daría la salida al tramo de regularidad.

Alrededor de 70 Km. tendrían que recorrer en una etapa en la que como estaba previsto, el polvo fue protagonista en la mayoría del tramo que transcurriría por campos de olivos que nos hablaban del producto rey de la provincia, el aceite de oliva.

Guadalquivir Classic Rally

El polvo fue protagonista durante las primeras etapas

De nuevo y como en la etapa prólogo, todos los participantes supieron cuidar la mecánica y alcanzar la meta sin grandes contratiempos, si bien las penalizaciones por tiempo, exceso de velocidad o por no realizar de manera correcta el procedimiento de salida, empezaban a “cargar” la cuenta de puntos de algunos equipos, por lo que ya se empezaban a marcar distancias en la clasificación.

Tras el tramo cronometrado, que se cerraba poco después de pasada la una del mediodía, los participantes pudieron dirigirse a comer tranquilamente (no en todas las etapas se podría), y realizar un último tramo de enlace de unos 30 Km. que les llevaría hasta la cercana población de Guadix (Granada), donde pernoctaban.

Guadalquivir Classic Rally

Bonitos paisajes y pistas pasaron ante los ojos de los participantes

Cambio de ambiente en la segunda etapa del Guadalquivir Classic Rally. A menos de dos Km. del hotel donde se había pernoctado la noche anterior, todos los participantes se encontraban el arco de la prueba ya preparado para afrontar una etapa muy distinta a la anterior y a la etapa prólogo.

No es que el polvo hubiera dejado de reclamar protagonismo, pero un día más nublado y menos caluroso que los anteriores, la caída de algunas gotas que hacían presagiar que en posteriores etapas tendrían agua, y el pasar por algunas zonas más húmedas que permitió que los coches “catasen” agua, hacían que las sensaciones fuesen diferentes.

Guadalquivir Classic Rally

Listos para tomar la salida de la segunda etapa

El recorrido también cambiaría notablemente, y la salida, que inmediatamente daba acceso a unas reviradas pistas y a algunas ramblas, ofrecían un paisaje nuevo para todos los participantes.

Fue precisamente en estas primeras ramblas cuando unos profundos ríos de pequeña piedra y arena pusieron en apuros a muchos participantes, que de esta manera se encontraban con una nueva situación, tener que bajar del coche a empujar… sin embargo, la solidaridad salió a relucir desde el minuto uno, y pudimos ver como a cada coche varado por la arena, se acercaban otros participantes con la intención de ayudar…

Guadalquivir Classic Rally

Una nueva experiencia para muchos, tenerse que bajar del coche para poder continuar

En tan solo dos días de convivencia, todos los participantes formaban un gran grupo que les llevaba a divertirse no solo durante la realización de los tramos, sino también a la finalización de estos, cuando se reunían y los embutidos, picoteos varios, vinos de todas las procedencias y muchas risas se compartían sin límite.

De esta etapa se puede decir que fue “de altura”, pues poco a poco y a lo largo del recorrido se terminaba ascendiendo hasta los 2200 mts. del Observatorio Astronómico del Calar Alto, donde tras pasar por la línea de llegada, todos los participantes han parado para hacerse una magnífica foto.

Guadalquivir Classic Rally

Tras el tramo de regularidad, un sitio inmejorable para compartir viandas y hacerse una foto de “familia”, el Observatorio Astronómico del Calar Alto

Tras el tramo de regularidad, se realizaba un tramo de enlace hasta la población de Baza (Almería), donde se pernoctó y de donde se saldría para realizar un largo tramo de enlace (el más largo de la prueba), hasta la línea de salida del tramo de regularidad, que les llevaría a Peal de Becerro, donde algunos participantes de esta primera parte del raid, abandonaban la prueba, y se unían otros nuevos para celebrar las cuatro etapas de la segunda parte del raid.

Espectaculares, sorprendentes y tremendamente bellos eran los paisajes por los que transcurría la tercera etapa del Guadalquivir Classic Rally… y complicados.

Guadalquivir Classic Rally

Algunas vistas con las que nos regaló esta edición fueron sencillamente espectaculares

En esta etapa, los 4×4 tendrían en un primer momento un recorrido diferente al de los 4×2, los coches de tracción total empezarían la etapa atacando una larga subida que les llevaría hasta una pista que, cresteando entre picos, les ofrecía a ambos lados unas impresionantes y vertiginosas vistas de un paisaje lunar difícilmente descriptible.

Además de los Suzuki Vitara y Samurai, los 4×4 estaban conformados por Panda 4×4, Renault 4 Simpar y un Alfa 33 4×4, que demostraron todos unas aptitudes off road más que elevadas.

Guadalquivir Classic Rally

Los turismos 4×4 tienen unas capacidades muy superiores a las que la mayoría de la gente cree

Mención especial merecen los participantes franceses que se enfrentaban a su primera aventura off road a lomos de su efectivo Renault 4 Simpar y que a pocos Km. de la salida doblaban un brazo de la suspensión trasera, teniendo que hacer cerca de 40 km. con una rueda que a cada poco se les caía hacia dentro y sin transmisión trasera. Los dos coches de organización que hubieron de escoltarle a lo largo de este complicado tramo hasta poder alcanzar la carretera tampoco lo pasaron nada bien, debido a la insistente y abundante lluvia que a lo largo de toda la jornada se ocupaba de “regar” buena parte de Andalucía y que dejó algunos de los tramos de pista totalmente impracticables.

Guadalquivir Classic Rally

40 Km. sin tracción trasera y con la rueda cayéndose a cada poco, en unas pistas impracticables. Salir de allí fue un infierno

Mientras, los 4×2 tampoco lo tenían fácil, y tras un inicial tramo de carretera, llegaba el momento de atacar unas pistas que no habían sido capaces de absorber el agua que en tan poco tiempo les había caído, convirtiendo la arena en verdaderas pistas de patinaje que hacían totalmente incontrolables los coches y que una vez tras otra les llevaban a quedarse varados en el barro.

Finalmente, y no con pocas dificultades, unos cuantos participantes lograban alcanzar la meta en Peal de Becerro con diferentes penalizaciones, mientras que otro buen grupo de ellos no podía hacerlo por las dificultades teniendo que ser rescatados o saliendo a carretera a la primera oportunidad.

Tras la durísima tercera etapa, la incertidumbre sobrevolaba por encima de la cuarta, el equipo de prospección, que realiza el recorrido un día antes para comprobar que el terreno reúne las condiciones necesarias para poder celebrar la etapa, informaba la noche anterior de algunos tramos extremadamente difíciles incluso para el Toyota HDJ 80 con el que comprobaban el recorrido.

Guadalquivir Classic Rally

El arcilloso barro entre olivares puso en aprietos a todos los 4×2

La lluvia habría de ser la juez que dictaminara si se podía llegar a realizar o no… y esta no dejó de caer durante toda la noche en Cazorla, lugar de pernocta de toda la caravana del rally…

Por suerte, en la zona por la que transcurría la etapa, que nos habría de llevar desde Jódar hasta Villafranca de Córdoba, las lluvias habían sido más moderadas y el terreno en su mayor parte era transitable con mayor o menor facilidad… hasta ya bien avanzada la etapa, en que los participantes se encontraron con dos largos tramos de pista de barro en medio de sendos olivares que, en principio ofrecieron la diversión que ofrece el conducir un coche que parece tener vida y opiniones propias, yéndose de todos lados y cruzándose continuamente.

Guadalquivir Classic Rally

A mal barro buena cara. Era algo así ¿no?

Sin embargo, al final de cada uno de estos tramos, el arcilloso (y ya muy pisado barro), se convirtió en una verdadera trampa para todos los 4×2, que uno tras otro quedaban atrapados por la pringosa trampa que llegaba a bloquear las ruedas hasta el punto de impedir que girasen aún con el coche en movimiento.

Pie a tierra, los equipos se afanaban para entre muchos, sacar primero un coche y luego otro, única manera de poder avanzar. Mención especial merecen los componentes del equipo 208, que a lomos de su SEAT 131, además de dar espectáculo del bueno con las continuas cruzadas de su tracción trasera, dedicaron buena parte del tiempo de su etapa a ayudar al resto de rivales, por lo que era difícil encontrar un coche que estuviera siendo rescatado sin verlos a ellos empujando o tirando de una eslinga ¡Enhorabuena!, ese es el espíritu.

Guadalquivir Classic Rally

Un espectáculo a lomos de su 131 y de solidaridad ayudando a todo el mundo

Por fin un día de calma. La quinta etapa de esta segunda edición del Guadalquivir Classic Rally se desarrolló con tranquilidad y sin especial dureza, a pesar de ser una de las más largas de esta edición.

Tras un enlace de unos 80 Km. los participantes habrían de realizar un tramo de regularidad de más de 90 Km. que por suerte y a diferencia de los días anteriores se encontraban en mucho mejor estado.

Guadalquivir Classic Rally

La quinta etapa se presentaba mucho más tranquila que las anteriores

El no haber llovido durante las últimas 24 h. permitía que el terreno absorbiese el agua caída en las anteriores jornadas dejando el terreno en perfecto estado, sin demasiado barro ni polvo, como hubo en las primeras etapas.

Tras el recorrido, todos los participantes llegaban a la meta en tiempo y podían comer tranquilamente antes de realizar un último tramo de enlace que les llevaría hasta la sevillana población de Dos Hermanas.

Guadalquivir Classic Rally

Todos pudieron concluirla a tiempo

Finalmente, se celebraría la sexta y última etapa, más tranquila que las anteriores y que llevaría toda la caravana desde Dos Hermanas, donde se había pernoctado, hasta el Puerto de Santa María (Cádiz), donde se realizará la entrega de trofeos y la clausura de esta exitosa segunda edición.

Más de 30 equipos se inscribían en esta segunda edición del Guadalquivir Classic Rally para, en solo dos años, convertirla en una de las pruebas imprescindibles de los rallys off road para clásicos de España.

Guadalquivir Classic Rally

Una auténtica escuela de conducción off road y de solidaridad

El mejor ambiente, preciosos paisajes, y pistas de toda clase y en todo tipo de condición, la convierten en toda una escuela de la conducción off road, apta tanto para aquellos que tienen experiencia en este tipo de pruebas, como para los que participan por primera vez. ¡Enhorabuena! tanto a la organización, como a todos los participantes.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Más en Rallys y Raid 4x4
XI CUP 180. Territorio CUP

El pasado año durante la celebración de la X edición de la renacida CUP 180, se acuño el término "Territorio...

Cerrar