Motorclan


NORTH WEST 200. Esencia de carreras

Escrito por el 15/06/2016 en Rutas, KDDs y Concentraciones

nw-200_039

Hubo un tiempo en que las carreras eran de otra manera, los pilotos eran amigos y se ayudaban entre ellos, bromeaban en las parrillas de salida, eran accesibles y posaban pacientemente con educados aficionados que esperaban su turno sin agobiarles… Eso hoy, solo se puede conseguir en las Islas Británicas.

“A la 1 en punto los pilotos se acomodaron de a tres en el punto de partida en Magherabuoy, y comenzaron los primeros a correr cuesta abajo hacia Portrush. Se trataba de A McIntyre, (Abingdon KD), RB Patterson (348cc OEC), y RM Osbourne (348cc Raleigh), y durante la mayor parte de la próxima hora salieron los treinta y uno en intervalos.”  Así relataba la crónica la salida de la primera North West 200 en 1929, que se llama así porque en sus orígenes los pilotos tenían que cubrir una distancia de 200 millas por las carreteras del noroeste de Irlanda, la distancia cambió, pero el lugar de celebración sigue siendo el mismo, un circuito triangular (lo llaman “el triángulo”), de 14,4 kilómetros que enlaza las localidades de Portrush, Portstewart y Coleraine.nw-200_154

A cerca de 200 millas por hora (unos 320 Km./h.) los especialistas en el Road Racing, los mismos que participan en el TT de la Isla de Man, o en el GP del Ulster, celebran carreras entre farolas, bordillos, bosques y acantilados. Terminan la carrera de una cilindrada, suben al podio mientras un mecánico coloca a pocos metros otra moto en la parrilla de salida, bajan del podio, se suben en la moto y vuelven a pelear por la victoria… Sin duda hay que estar hecho de otra pasta.

Después de unos años de no acudir a ninguna road race, este año se juntaron en mi cabeza suficientes motivos como para volver a disfrutar de este espectáculo único. Por una parte, el especial ambiente que allí se vive, tanto por lo emocionante de las carreras como por la increíble atmósfera motard que allí se respira; por otra, lo mucho que me había gustado Irlanda del Norte en mis dos anteriores visitas, que la hacen especialmente indicada como destino turístico; por último, el regreso a las carreras de Antonio Maeso después de su accidente en la Isla de Man en 2013, que a punto estuvo de costarle la vida… Pocas excusas podía poner para no asistir.nw-200_156

AMBIENTE

El ambiente que se respira durante la semana que dura la North West 200 es una mezcla del más autentico y añejo ambiente de carreras con el de una autentica fiesta, no en vano la North West 200 es el acontecimiento deportivo más importante de Irlanda del Norte.

Tanto en el paddock, donde además de ver de cerca a cualquiera de las estrellas locales, puedes comprar todo tipo de productos oficiales o no, comida de “calidad” como ponía en alguna de las hamburgueserías, ver todo tipo de motos, especialmente clásicas y antiguas como las Norton, Triumph, MV o Royald Enfield entre otras; como en los muchos pubs de cualquiera de las localidades por las que pasa el circuito, donde grupos de aficionados se reúnen tanto dentro como fuera a charlar, pinta de cerveza en mano, de motos y pilotos.nw-200_153

Irlanda, como toda Gran Bretaña en general, es un país con una larga tradición motorista, y al igual que sus motos, de todas las épocas, los motoristas sexagenarios abundan por todas partes, allí es normal ver a un joven sobre una clásica o a un veterano de 70 años sobre una Yamaha R1. Los más de 100.000 visitantes que reciben durante la semana de carreras se ocupan de poner el resto, vivir la emoción de las carreras viendo pasar los pilotos, en ocasiones a solo unos pocos centímetros de donde te encuentras, consiguiendo crear un ambiente tan especial como irrepetible.

CARRERAS

Casi nueve décadas después de su primera edición, la North West 200 sigue ofreciendo un espectáculo único e inigualable, y aunque aquí no conozcamos mucho a los pilotos especialistas en las road races, allí son tratados como auténticos héroes, por lo que además de los clásicos especialistas en este tipo de carreras, también podemos ver a algún que otro ex-mundialista, como Danny Webb (con más de 100 GG.PP celebrados en 125 cc y Moto3), que este año participaba como newcomer (su primera participación en la carrera).nw-200_110

También vimos al ya habitual de las road races Jeremy McWilliams, que tras haber participado en el mundial en las categorías de 250 cc y 500 cc, a los 48 años participó en 2012 por primera vez en la North West 200, en la recién inaugurada categoría de Supertwin consiguiendo la tercera posición, detrás de sus compañeros Ryan Farquhar y Michael Rutter.

Entre los pilotos que si es fácil que a los que os gusten las carreras de velocidad podáis conocer, pudimos contar, además de los anteriormente nombrados, con varias leyendas como John McGuiness, Michael y William Dunlop (hijos de Robert y sobrinos de Joey Dunlop), Ian Hutchinson, Conor Cummins o Ryan Farquhar, entre otros, echándose de menos en esta ocasión la presencia del carismático Guy Martin, más dedicado últimamente a los programas de TV que a las carreras.nw-200_130

El principal héroe de esta edición fue el corredor local, de Carrickfergus, Alastair Seeley, que marcó la pole en las tres categorías en las que competía (todas menos Supertwin), y en la primera carrera celebrada el jueves (la de Supersport), se hacía con la victoria, la Nº 16 de su particular cuenta, marcando la vuelta rápida al circuito del triángulo.

El piloto se convertía de esta manera en leyenda al pasar a ser el piloto con más victorias de la North West 200, superando las 15 que tenía como record el malogrado Robert Dunlop. El sábado volvía a ganar la segunda carrera de Supersport consiguiendo su 17ª victoria.

La cruz de este año llegó con el trágico accidente de Malachi Mitchell Thomas en Black Hills, un newcomer pero prometedor piloto que había terminado quinto en la carrera de SuperTwin del jueves, cuarto en la carrera de Supersport del sábado y que cuando luchaba por las posiciones de cabeza en la carrera de Supertwin del sábado, sufría un fatal accidente durante la tercera vuelta de la carrera que acababa con su vida.nw-200_128

EL REGRESO DE MAESO

Cuando el 2 de junio de 2013 Antonio Maeso impactaba con su rodilla a más de 200 Km./h. contra un muro en la Isla de Man, no podía suponer el largo calvario que le esperaba.

Aunque milagrosamente no se cayó de la moto, el golpe provocó que la rótula se desintegrara y fémur, tibia y peroné sufrieran tal cantidad de roturas que en un principio parecía que la única solución viable era amputar aquella destrozada pierna.nw-200_165

El 10 de mayo de 2016, Maeso terminaba la primera carrera de la North West 200, la de Supersport. Entre medias, casi tres años que finalmente el propio Maeso terminó por definir como “The Dreams Awakens” (El sueño se despierta), como analogía de la última película de Star Wars: The Force Awakens.

Más tarde, este mismo año, también terminaría la de Supertwin de ese mismo día y el sábado, también en Supertwin, la que sería la última carrera de 2016, al ser en la que se produjo el fatal accidente de Malachi Mitchell Thomas y suspenderse las carreras restantes.nw-200_121

Este “sueño” (más bien pesadilla), le convenció de que la única manera de seguir prosperando en su recuperación era ponerse una meta (volver a correr en la NW200), lo que le llevó a comprarse una Yamaha MT 07 para correr en la categoría de Supertwin. Puesto que en esta categoría la cilindrada máxima permitida es de 650 cc y la MT 07 tiene 689, compró un motor del modelo australiano (FZ 07 LA, Learned Approved), el usado en las autoescuelas, al que curiosamente Yamaha ha bajado la cilindrada a 650 cc; y en poco más de tres semanas preparó la moto que llegó a Irlanda del Norte sin ni siquiera haber probado.

Con unas fibras de KTM adaptadas, un amortiguador trasero de BMW, asiento sobre-elevado, estriberas bajadas y utilizando los entrenamientos para saber cómo iba la moto, ha sido capaz de clasificarse y de terminar las tres carreras en las que ha participado, en las que evidentemente lo de menos eran los tiempos, que fue mejorando hasta lograr terminar 16º en la última carrera de Supertwin, sino el hecho de haber sido capaz de volver a competir, cuando nadie daba un duro porque fuera capaz de volver a andar.nw-200_056

Además de Antonio Maeso, a quién “marqué” de cerca durante las jornadas de carreras, este año también había otros dos españoles, Víctor López y Raúl Torras.

HACIENDO TURISMO

Asistir a Irlanda del Norte es descubrir un autentico paraíso para disfrutar de unas vacaciones en cualquier época del año. Especialmente la zona de Causeway Coast en el norte de la isla, donde se encuentra uno de los seis condados que la componen, el de Antrim y zona donde se encuentran las poblaciones por las que pasa el circuito de la North West 200, se presenta como un autentico vergel en el que toda una paleta de tonos verdes contrastan con los azules de cielo y mar.nw-200_149

Muchos son los sitios que nos alegrarán la vista si visitamos Irlanda del Norte, como Giants Causeway, una zona rocosa, donde las piedras se han formado de manera espectacular gracias al efecto de la lava contra el agua. Las rocas son pentágonos casi perfectos, por lo que ha causado que la gente se invente historias fantásticas, de ahí el nombre de Giants Causeway (calzada de los Gigantes). Dicen que un gigante construyó estas estructuras, para defenderse de otro gigante, pero el otro gigante era más grande y fuerte que el primero, por lo que cuando vino, destrozó la mayoría de la construcción, dejando lo que queda hoy en día.

Bushmills Distillery, la destilería más antigua de Irlanda que este año cumple 400 años y donde podremos probar y comprar alguno de los mejores güisquis Irlandeses; Portaneevey, desde donde podremos observar el Carrick-a-rede rope bridge, un puente colgante situado en las cercanías de Ballintoy, situado a una altura de 25 metros sobre el nivel del mar y que une a una pequeña isla, en la que existe una pesquería de salmones, con la costa; Ballymoney, ciudad natal de los hermanos Dunlop, en cuyo museo podremos ver fotos, motos, trofeos y recuerdos de estos dos ídolos de las Road racing; El Armoy Armada, asociación deportiva a la que pertenecieron Joey y Robert Dunlop, además de un amplio elenco de corredores… Realmente, Irlanda del Norte es uno de esos sitios que no defraudará a nadie que decida acudir a visitarla. Si además coincide con la North West 200… apaga y vámonos.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Más en Rutas, KDDs y Concentraciones
MAMUTS 2016. Si en Alemania hay Elefantes, aquí tenemos Mamuts

El Centro de Perfeccionamiento de Bercimuel (CPB), en Segovia, se presentaba como una opción ideal para realizar una concentración invernal....

Cerrar