Motorclan


XVI CONCENTRACIÓN MOTAUROS 2016. 14.717 razones

Escrito por el 18/01/2016 en Rutas, KDDs y Concentraciones

x100

“Deja vu”. Este término, acuñado por el investigador psíquico francés Émile Boirac, es el fenómeno de tener la fuerte sensación de que un evento o experiencia que se vive en la actualidad, se ha experimentado en el pasado.

Y un “deja vu” es exactamente lo que he sentido el pasado fin de semana al asistir a la XVI Concentración de Motauros en Tordesillas. Aquel ambiente, aquella zona de acampada llena de tiendas y motos, ese multitudinario desfile de motos hasta Toro, esa indescriptible y contradictoria sensación por las calles de Tordesillas… yo ya lo había vivido.x099

Y efectivamente, haciendo memoria, repasando mis datos, recordé que ese cúmulo de sensaciones las había experimentado en aquel mismo lugar entre los años 1996 y 2000, años en los que la extinta concentración de Pingüinos, tuvo su sede en el Área de Valdegalindo, años en los que 15.120 (1996), 15.200 (97), 15.820 (98), 8.300 (99, con un gran temporal de nieve), y 12.000 (2000), moteros dieron forma a las más grandes ediciones de Pingüinos en Tordesillas.x098

Era 1988 cuando las motos llegaban a Tordesillas y este año 2016, 29 años después, ha vivido la que para muchos ha sido la mejor concentración de su historia. Para que esto ocurriera, han tenido que pasar 16 años desde que Pingüinos se fuera, 16 años en los que el Moto Club Tordesillas, día a día, grano a grano, edición a edición, ha trabajado duro, muy duro, para conseguir que de la mente de los más reacios, de los más adictos a Pingüinos, se fuera la idea de que Motauros es lo que es, gracias a Pingüinos.x097

Por supuesto que Motauros nació por la marcha de la otra concentración de Tordesillas, por supuesto que en un primer momento se alimentó de la confusión generada, y por supuesto que, al principio de su andadura, cometieron errores para algunos, imperdonables, como mantener la misma fecha de Pingüinos (bonitos “palos” les pegó el que esto escribe por aquello).

Sin embargo, todo esto ya no es más que parte de la historia. Hoy, seis años ya desde que Motauros separase su fecha de celebración de la de Pingüinos y se quedase con la fecha “mala”, no ha parado de mejorar y apuntarse éxitos, a pesar de haber tenido, año tras año, peor tiempo que el fin de semana anterior, cuando se celebraba Pingüinos.x096

Justicia es lo que ha habido el pasado fin de semana; con los motoristas, hartos de la confusión generada con la “Fiesta de la Moto” organizada por un Ayuntamiento y la “Leyenda Continúa”, que ahora sí, ahora no, hasta el último momento no se sabía si se iba a celebrar. De ambas tienes la crónica aquí.

Y también con el Moto Club Tordesillas, que por fin, y gracias a una climatología perfecta para la celebración de una invernal (ya era hora), ha podido mostrarles lo bien que saben hacer las cosas.x095

Hoy todos, incluidos los más reacios, debemos de agradecer al Moto Club Tordesillas la creación de su concentración, porque si hoy en día alguien piensa que Motauros es lo que es por la inercia de Pingüinos, es que no sabe lo que dice. 16 años de mejorar solo pueden ser debidos al duro trabajo, al mérito propio y hoy, 16 años después, todo lo que ha tenido que tragar este moto club, de propios, de extraños, de conocidos y desconocidos, de interesados y desinformados, desaparece de un plumazo y pueden sacar pecho con el convencimiento y la satisfacción de las cosas bien hechas.x094

Esto que digo nada tiene que ver con el gusto personal de cada uno y la más que respetable opinión de los muchos a los que no les gustará Motauros. A mí no me gustan las macro concentraciones, y ni Motauros ahora, ni Pingüinos en su momento, han estado o estarán dentro de mis 10 concentraciones favoritas. Juarros de Voltoya, Arguis, Estrella de Javalambre, Jabalistreffen… son concentraciones que si estarían en ese Top 10 de invernales.

Sin embargo, sería de una injusticia total no reconocerle a Motauros algo que nos debe enorgullecer a todos, y es que hoy por hoy, y le pese a quién le pese, se ha convertido en la mayor concentración invernal de Europa, y es la que ha recuperado la presencia extranjera que llevamos dos año sin tener.x093

Muchos portugueses, algunos franceses, varios brasileños, un alemán, un búlgaro, un escocés (no, no era el de Gredos), y hasta un ruso, rellenaban su inscripción en la concentración más internacional que vayamos a tener este año.

Pequeños cambios, grandes mejoras. Este parece ser el lema que durante años llevan empleando a la hora de organizar Motauros, y esta edición no ha sido diferente. Para empezar, nueva mejora en una de las principales señas de identidad de esta concentración y una de sus grandes virtudes: la carpa principal. Un año más volvía a crecer, llegando en la actualidad a una capacidad que en caso de un lleno total (4 personas por m2), alberga hasta 8.000 personas.x092

El impresionante tamaño de la nueva carpa, obligaba a cambiar su orientación y remodelar la zona comercial, que ganaba en expositores y hacía mucho más agradable el paseo por esta zona.

También crecía la zona de acampada, más allá de los límites de años anteriores y muy cerca ya, del límite de capacidad que esta zona puede tener, lo que sin duda llevará a sus organizadores a tener que reorganizar en años próximos el espacio para furgones, caravanas y demás vehículos de cuatro ruedas. No se trata de eliminarlos ni de prohibirles el paso, pero no podemos olvidar que esto es una concentración de motos, y que si el espacio falta, habrá que sacarlo de todo aquello que no sean motos, tiendas de campaña y sus ocupantes.x091

Me consta que la organización ya está trabajando en ello, y como muestra, cabe apuntar el estupendo aparcamiento para caravanas que había junto a la entrada de la concentración. En esta misma línea, deberían de permitir el acceso de coches y furgones, quizás hasta las doce del mediodía del viernes, para que los moto clubes puedan descargar todo el impresionante montaje que llevan, y después sacarlos, como mínimo del “cogollo” de la concentración, de la zona de acampada, esto redundaría en un mejor aprovechamiento del espacio y en un aspecto mucho más motero.x090

El stunt este año era Narcis Roca, que empezaba sus actuaciones con la de Toro durante la excursión a la ciudad, y antes de seguir, quiero pedir perdón a todos los toresanos por no haberme perdido por sus calles antes de esta ocasión, ¡Es una ciudad preciosa!, que pide a gritos pasar en ella un fin de semana comiendo, bebiendo y paseando. En mi defensa alegaré que a pesar de lo anterior, llevo muchos años disfrutando y dando cuenta de las virtudes de su vino, del que junto con un buen chorizo de la zona y unas sopas de ajo, pudimos disfrutar antes de la actuación de Narcís.x089

Al respecto de esta, poco puedo decir a lo que seguro ya imaginareis todos los que le habéis visto alguna vez: espectacular. Con cacharros de una, dos o cuatro ruedas, hizo disfrutar a las miles de personas que se dieron cita en el centro de Toro para verle.x088

Otra novedad este año fue el trenecito, con el que poder ir y venir a Tordesillas, le vi varias veces pasar de lejos y siempre lo vi lleno, por lo que me parece que ha debido de ser un éxito.

Las hogueras, la que posiblemente sea la mayor seña de identidad de una concentración invernal eran las reinas en la zona de acampada, y de día o de noche, podías ver grupos, muy numerosos muchos de ellos, a su alrededor, y es que el tiempo fue perfecto. Alrededor de cinco grados durante el día y unos tres bajo cero durante la noche, sin lluvia, sin viento… justo la climatología que pide reunirte alrededor de un buen fuego y dejar pasar las horas tranquilamente en compañía de tus colegas.x087

Justo lo contrario a tranquilidad era lo que se vivía en Tordesillas, y a eso me refería al principio con “contradictoria sensación”, la muy agradable de ver una ciudad llena del color de las motos y sus moteros, en ebullición y perfecta comunión con sus pacientes vecinos. La no tan agradable de tener que soportar a los “pintamonas” y “paseaterrazas” quemando rueda y haciendo cortes de encendido… siempre ha sido así. Ellos no lo saben aún, pero un buen puñado de euros y/o huesos rotos después, dejarán de hacerlo, que lástima que el ser humano no sepa aprender de las experiencias ajenas…x086

Un año más, y esto solo cambia para bien, el nivel de los conciertos fue más que bueno, y al concierto de Los Secretos y Jimenos´s Band (tributo a Sabina), el viernes, se le sumaron los de Momo (tributo a Queen), y Bon Scott Revival Show (tributo a AC/DC). ¿Que si fueron buenos?, “entre mucho y la ostia” que diría el Miguelón, al que tuve ocasión de abrazar después de mucho tiempo.

Y es que abrazos di muchos a mucha gente, muchos (pero muchos), el fin de semana anterior no habían cogido sus motos por los motivos ya conocidos y estaban gratamente sorprendidos de su primera experiencia en Motauros.x085

Salvo el desfile de antorchas que se hace en Los Elefantes, que se realiza a pie y en silencio. Tordesillas puede ponerse la medalla de tener el mejor desfile de antorchas de nuestro país (con permiso del ” Tombs I Llums” del AMOTOnamiento organizado por la Penya Paddock).X

El puente sobre el Duero, la subida a la ciudad, los fuegos artificiales, miles de motos… tantas motos subiendo durante tanto tiempo, que al volver a la zona de acampada después de hacer las fotos (allí seguían subiendo motos a las 12,30 una hora después de comenzar), Pedro, el encargado de los grupos musicales me preguntó preocupado “¿vienen ya?”, refiriéndose a los moteros. “tengo que sacar a los grupos y la carpa no está llena”… no pasó nada, apenas quince minutos después de comenzar Momo la carpa principal ofrecía la mejor imagen que puede ofrecer durante un concierto.x084

Efectivamente, el ambiente fue increíble, los 14.717 inscritos se ocuparon de ello y de conceder a Motauros el lugar que le corresponde, hoy por hoy, en el ranking de concentraciones de nuestro país, el de la primera.x082

Y no precisamente por esos 14.717 inscritos (que también), pues habrá años en que estas cifras se superen y años en que sean inferiores, sino porque han sido ellos, el Moto Club Tordesillas, los que le han devuelto la ilusión a todo aquel motero que sabe, que en el mes de enero, hay que coger la moto para reunirse con los colegas. Larga vida.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Más en Rutas, KDDs y Concentraciones
FIESTA DE LA MOTO Y LA LEYENDA CONTINÚA. Los Pingüinos levantaron el vuelo

Mucho se ha hablado (y lo que queda), sobre la extinta concentración de Pingüinos que hasta hace dos años y...

Cerrar