Motorclan


4º OASIS RAID. Ponle un Oasis a tu vida

Escrito por el 15/04/2016 en Rallys y Raid 4x4

Oasis raid

Pequeños coches de los años 80 y 90, muchas ganas de pasarlo bien y espíritu solidario, son los ingredientes básicos para poder disfrutar de un Raid, de una Aventura, que a buen seguro recordarás toda tu vida.

El Oasis Raid acaba de celebrar su cuarta edición y, como hiciera en las anteriores, ha llevado un soplo de aire fresco, un oasis, a la vida de todos sus participantes, tras un recorrido, unas etapas y una convivencia, que cualquier persona debería vivir.01-etapa-3-005

En esta cuarta edición y a petición de algunos participantes, se ampliaban las categorías posibles para poder participar, y a la principal, la categoría “Raid”, que componen los pequeños utilitarios fabricados en los años 80 y 90 con dos ocupantes por vehículos, se unían la categoría “All-Road”, destinada a SUV y TT sin límite de ocupantes, y la “Caravana Solidaria”, que permite a cualquier tipo de vehículo realizar los mismos itinerarios sin la necesidad de utilizar la brújula o el Road Book.01-etapa-3-116

Y hablando de solidaridad, este es uno de los pilares básicos de este raid, que desarrolla sus acciones solidarias en colaboración con la “Asociación Felicidad Sin Fronteras”, que es la encargada de localizar aquellas zonas desfavorecidas en las que actúa la caravana de Oasis Raid.

En esta ocasión, cada equipo participante aportaba un mínimo de 20 Kg de material solidario para repartir en diferentes puntos y que se repartían en una campaña contra el frio, en la que se repartieron mantas, gorros, guantes, cazadoras y todo tipo de abrigo para la gente que vive en la zona del medio atlas; y en la entrega de material escolar, llevando la mayor cantidad de material básico a las escuelas para que los niños tengan mayores facilidades a la hora de estudiar.01-etapa-3-021

Toda la aventura daba comienzo en el Recinto Ferial de Las Rozas (Madrid), desde donde partiría el largo enlace por carretera que llevaría a participantes y organización hasta Algeciras, donde se reagruparían con los participantes llegados desde el sur de la península. Mientras, alguna llamada a la grúa que se pudo solucionar en unas pocas horas y mucha ilusión por coger el ferry y poner pie en tierras africanas.

Tras un importante madrugón para cruzar en el primer ferry de la jornada, el día premia a los participantes con una mañana soleada, lo que anima aún más el espíritu antes de coger las primeras pistas, en las que no faltó la arena y el agua, cuya mezcla, efectivamente, da lugar al pegajoso barro con los que los participantes “maquillaron” sus coches ya en esta primera toma de contacto.

La nieve fue la encargada de recibir a toda la caravana cuando esta llegaba a Ifrane, donde terminaría esta segunda jornada del Raid y primera en territorio marroquí.03-etapa-5-024

El segundo día en Marruecos comenzó con las verdes praderas y los bosques que acompañaron a la primera entrega de material solidario en el Centro de Jóvenes de la ciudad de Azrou, quienes agradecieron el gesto con su música, cantos y un delicioso desayuno de dulces y rghaifs (pan plano bereber muy típico de la cocina marroquí, también conocido como Msemen, y como “pañuelo” en Melilla), con queso y miel y sus típicos tés.

Inmediatamente partimos cruzando un bosque de cedros para conocer al milenario Cedre Gouraud, este cedro es el más significativo e importante de todos los cedros del Medio Atlas, posee una antigüedad de entre unos 900 – 1000 años, con un diámetro en la base de 10 metros y una altura aproximada de unos 35 metros… Su nombre se debe a su descubridor, el general francés Henri Joseph Eugène Gouraud. Desgraciadamente, el cedro murió en torno a los años 2000-2003, a causa de una plaga de procesionaria.03-etapa-5-071

Una divertida pista entre nieve nos fue llevando dirección sur hasta que llegamos a las inmediaciones de Mibladen, famoso poblado por sus minas en las que aún se extraen preciosas piezas de vanadinita, wulfenitas, cerusitas, etc. A nuestro paso, la llanura desértica con picos nevados mezclados con roca volcánica en el suelo, nos ofrecía un paisaje impresionante.

La anécdota del día fue un claro ejemplo de cómo la vida nos devuelve lo que vamos dando. En un primer momento nos encontramos con dos lugareños que se habían quedado sin gasolina en su moto y a los cuales les dimos algo de la nuestra para que pudieran continuar.02-etapa-4-052

Horas más tarde, ya anochecido, todos nos olvidamos de Alfonso, el operador del dron, que se quedó grabando una escena nocturna… de nuevo fue un lugareño, también en una moto el que, en esta ocasión, lo subió y le acercó hasta el último coche de la caravana… la próxima vez habrá que abandonarlo en un lugar más apartado para que no nos lo devuelvan… Bromas aparte, la solidaridad es algo intrínseco al marroquí, cuyas condiciones de vida en muchas ocasiones son duras, careciendo de los más básicos servicios y en las que la solidaridad, el ayudar al prójimo, son la única garantía de salir adelante…02-etapa-4-001

Aún nos quedaba una prueba más: el Panda de Luis y Carlos (los que dieron un poco de su gasolina a los paisanos en moto), tuvo una avería grave e iban a tener que pasar la noche en un hotel, con su coche esperando en el taller. Por suerte, una reparación casi in extremis hizo que el Panda volviera a funcionar y pudieran pernoctar con todos en la Kasbah Hotel Jurassique, donde finalmente, aunque tarde y cansada, toda la caravana se dio cita.

El cuarto día de raid lo comenzamos visitando la escuela de Errachidia, donde entregamos juguetes y material escolar para los niños, jugamos al fútbol, bailamos y cantamos con ellos.01-etapa-3-025

Nuestro siguiente destino eran las dunas de Merzouga, donde disfrutamos de cruzar ríos secos, meternos en la arena, intentar salir de ella.X

Las planchas, palas y eslingas empezaron a florecer en las manos de los participantes, saliendo de rincones demasiado escondidos de los maleteros de los coches (debían pensar que se iban a librar); las risas, las dudas, los nervios se entremezclan entre los participantes, muchos de ellos viviendo una experiencia como esta por primera vez.01-etapa-3-497

La ayuda entre compañeros bajo la atenta mirada de los miembros de organización, consiguen que poco a poco, todos vayan saliendo de las trampas de arena, se vayan recuperando de “vuelos” inesperados, llantas dobladas, pequeños desperfectos que ofrecen un momento único para preparar una comida campestre, perder la mirada en las dunas y dejarse sobrecoger por el paisaje.01-etapa-3-553

Salimos del desierto atravesando el pueblo minero semi abandonado de Mfis, tras lo cual, hicimos un corto enlace por carretera hasta el albergue que nos proveería del merecido descanso tras una larga pero interesantísima etapa.

El quinto día nos ofrecería desierto en todas sus formas, tras comenzar con las vistas de las dunas el Erg Chebbi, atravesamos el imponente palmeral de Rissani y dirigimos nuestros pasos hacia las inmediaciones de la Gara Medouar.02-etapa-4-128

A sus pies, los participantes se tuvieron que enfrentar a una prueba de orientación en la cual, tenían que localizar una serie de balizas, colocadas en diferentes puntos de la inmensa llanura que se abre a los pies de la montaña, y para lo que se tenían que valer exclusivamente del uso de la brújula y los cuentakilómetros de sus coches.

La segunda parte de la jornada transcurriría por la inmensa Hammada que separa la carretera de Alnif del Oasis del Mharech, también denominado “Pozo Perdido” o “Portal de Belén” por su belleza y semejanza, y que adquiere su nombre del río Mharch que pasa por el lugar.

Allí pernoctaríamos, pero no antes de realizar una sesión fotográfica del impresionante cielo estrellado que aquel lugar brinda.03-etapa-5-146

Grandes planicies formadas por lo que un día fueron lagos, fue lo que nos encontramos durante nuestra sexta jornada, tras pasar por la población de Tafraute y las inmediaciones del Lago Maider, seguimos dirección oeste para después, y en dirección sur, meternos en la zona del Kem Kem para afrontar uno de los caminos más difíciles de la prueba, el que nos habría de llegar a ese impresionante paisaje conocido como Vulcano.

A lo largo de la pista nos fuimos cruzando con alguno de los coches del Rallye Femenino Aicha Des Gazelles, detenidos a lo largo del camino y cuyas ocupantes, miraban atónitas a los pequeños coches de nuestra caravana incrédulas de que lo pudiésemos conseguir.

Poco a poco, la pedregosa pista fue cediendo ante el empuje de los participantes y finalmente todos pudieron llegar al lugar donde se realizaría la acampada y, donde de nuevo, el cielo nos regalaría con un indescriptible cielo estrellado.03-etapa-5-015

Comenzamos la séptima jornada con una pequeña prueba de orientación por tiempos para desperezar las brújulas y más tarde nos despedimos del lugar observados por un embajador de lujo: un uromastyx, lagarto característico de Marruecos. Más adelante esperaba una prueba de orientación rápida y de allí emprendimos viaje rumbo a Agdz, siguiendo el camino que acompaña al río Draa rodeado de un verde palmeral, el más grande del norte de África. El camino desde Agdz hasta Ouarzazate trepa a lo más alto de un pequeño puerto del Anti Atlas que nos regala unas buenas vistas de estas curiosas montañas. Al finalizar el día, llegamos a Ouarzazate donde tuvimos opciones de pasear por sus calles o visitar un oasis cercano, el Fint.01-etapa-3-676

En nuestro último día, la primera visita fue de cine, ya que enlazando pistas, pasamos por la zona de estudios y montajes cinematográficos de Ouarzazate, donde encontramos fortalezas y castillos utilizados para películas debido al precioso enclave desértico en el que se encuentra.

El primero que rodó allí fue Louis Lumière, el inventor del cine, que en 1987 grabó “El Caballero Marroquí”, desde entonces, Ali Baba y los 40 ladrones (1954), El hombre que sabía demasiado (1956), Lawrence de Arabia (1962), Jesús de Nazaret (1977), La última tentación de Cristo (1988), Gladiator (2000), Astérix y Obélix: misión Cleopatra (2002), Alejandro Magno (2004), y un sinfín de películas más, se han rodado en un lugar que reúne unas características únicas para este fin.

Seguimos por pistas hasta cruzar varias veces el río con el agua a bastante altura de los coches, un camino complicado con un premio gordo: la postal increíble que el Ksar (castillo), de Ait Ben Haddou, Patrimonio de la Humanidad desde 1987, nos brinda desde el mismo centro del río.04-etapa-6-552

Tras ello, los increíbles kilómetros de la “Ruta de las mil Kasbah”, cruzar a 2260 metros de altura el puerto del Col du Tichka y llegar a Ouzoud, en la región de Tadla-Azilal, nuestro destino final, y donde sus espectaculares cataratas fueron el perfecto telón de fondo para la entrega de premios y clausura del Oasis Raid 2016.04-etapa-6-863

Finalmente, los premios y trofeos a los ganadores de las diferentes categorías quedaron como sigue:

– Categoría 4×2: dorsal 8, Fernando y Álvaro

– Categoría 4×4: dorsal 15, Edu y Miguel Ángel

– Categoría Coches posteriores al 2000: dorsal 7, Ander y Ander

– Premio Solidarios: dorsales 29, Leti y Alfonso y 22, Carlos y José Ignacio

– Premio Mejor Decoración: dorsal 27, Ramón y Javier

– Premio Mejor Fotografía Réflex: dorsal 29, Leti y Alfonso

– Premio Mejor Fotografía Móvil: dorsal 42, Claude y Juan Antonio


Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Más en Rallys y Raid 4x4
VII Rally Clásicos del Atlas Solidario. Una auténtica aventura

Piensan algunos que para vivir una aventura off road hay poco menos que ser piloto oficial del Campeonato del Mundo...

Cerrar