Motorclan


Ruta Trail. De Montilla a Cabra (Córdoba). Donde la uva se convierte en arte

Escrito por el 15/08/2015 en Rutas y viajes

_DSC 099

Los motivos para realizar una ruta off road con nuestro SUV o TT pueden ser tan variados como a cada uno de nosotros se nos ocurra, y los gastronómicos, no son en absoluto de los menos importantes.

Los vinos finos, en cuanto a su forma de elaboración, no son solo una excepción respecto al resto de vinos de nuestro país, sino que lo son respecto a cualquier vino del mundo y Montilla, junto con la cercana Moriles y otras localidades cordobesas, integra la comarca vitivinícola con Denominación de Origen Montilla-Moriles, productora de algunos de los mejores vinos finos de nuestro país.

Montilla se sitúa como cabecera natural de la comarca de la Campiña Sur Cordobesa, en pleno centro geográfico de Andalucía y a unos 45 Km. al sur de Córdoba, 115 al norte de Málaga y 130 al oeste de Sevilla._DSC 098

En 1630, el Rey Felipe IV de España concedió el título de ciudad a la localidad, cuna de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, nacido en 1453 en el castillo cuyas ruinas la presiden.

Cuenta con un gran numero de edificios civiles, militares y religiosos, así como museos, y de entre todos ellos podríamos destacar el Ayuntamiento y antigua iglesia del hospital de San Juan de Dios, la Casa de las Aguas, La Casa del Inca Garcilaso de la Vega, edificio en el que residió durante tres décadas Garcilaso de la Vega, el primer escritor iberoamericano que publicó en Europa y que ha quedado como símbolo del mestizaje entre culturas.

La Tercia, el Palacio de los duques de Medinaceli, el Palacio del conde de la Cortina, la Casa de las Camachas, antigua casa de vecinos atribuida a las “Camachas”, hechiceras montillanas inmortalizadas por Cervantes; la Casa-oratorio de San Juan de Ávila, el Arco de San Lorenzo, la Parroquia de Santiago, la Parroquia de San Sebastián, la Basílica de San Juan de Ávila, el Museo Histórico Local, el Museo del Vino de Andalucía, el Museo del Aceite Juan Colín…_DSC 097

Montilla es famosa por la calidad de su uva Pedro Ximénez, según la leyenda, una uva traída a nuestro país por un soldado de los tercios de Flandes y con la que se elabora el vino del mismo nombre, un dulce natural, de color rubí oscuro, obtenido a partir del mosto de uva soleada, que se somete a fermentación alcohólica parcial.

A diferencia de los vinos finos con denominación de origen Jerez, que se elaboran en su mayoría con uva de la variedad Palomino, en Montilla es la Pedro Ximénez la utilizada para elaborar los finos, amontillados, olorosos, palo cortados, rayas y por supuesto, el ya citado Pedro Ximenez.

Lo que no cambia es su particular sistema de producción, y como en el resto de los vinos finos, la crianza del vino de Montilla se realiza en botas de roble americano mediante el sistema de criaderas y soleras, consistente en ir mezclando parte de los vinos más nuevos, situados en los niveles superiores, con los más viejos, de las filas inferiores, dejando para el consumo los que están sobre el suelo o soleras. El arte en forma de vino._DSC 096

Si tanto hablar de vino te ha dado hambre, no debemos dejar de lado la exquisita gastronomía montillana, en la que como primeros platos fríos, cuya base es la verdura, son típicos el salmorejo, al que se suele añadir como guarnición sardinas o boquerones fritos o el gazpacho blanco, hecho con ajo y huevo.

También tenemos las carnes de la sierra y verduras de las huertas que, realzados con los diferentes vinos de la tierra, han dado lugar a muy personales recetas, como son las alcachofas a la montillana y los riñones al Montilla.

Mención especial habría que hacer de los afamados alfajores de almendra y pastelones de cabello de ángel y hojaldre de la centenaria confitería montillana de Manuel Aguilar_DSC 095

La Ciudad de Montilla cuenta con varios récords Guinness, como haber elaborado el Roscón de Reyes más grande del mundo (238 metros de longitud), en 2009; el bocadillo de Jamón más grande del mundo (551 metros de longitud), en 2010; la tableta de Chocolate más grande del mundo (250 metros de longitud), en 2012 o la torta de azúcar y chocolate más grande del mundo en 2013.

La ruta que hoy realizaremos transcurre por buena parte del Parque Natural de las Sierras Subbéticas, declarado parque natural en 1988. Se encuentra situado en la parte sur de la provincia de Córdoba y forma parte de las cordilleras Béticas, que se extienden desde Gibraltar hasta la provincia de Alicante.

Su superficie abarca 31.568 hectáreas de terreno repartido entre los municipios de Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Iznájar, Luque, Priego de Córdoba, Rute y Zuheros._DSC 094

Fue declarado “Sitio de Interés Natural” en 1927 por la Junta Central de Parques Nacionales tras la visita de campo realizada por los geólogos reunidos en Madrid en el XIV Congreso Internacional de Geología (1926), que inició la promoción de su estudio y protección.

En 2006 fue reconocido por la UNESCO como geoparque de España, e incluido en la red europea de geoparques (European Geoparks Networks) con el nombre Geoparque Sierras Subbéticas (Subbeticas Geopark).

Tras hacer las fotos de rigor y probar alguno de los productos gastronómicos de la zona, no sin dolor abandonamos Montilla por una estrecha y pedregosa pista, con muchas roderas, que en principio nos dirigirá dirección norte y que poco a poco irá rotando hacia el este._DSC 093

La pista, con elevaciones suaves, propias de la campiña y con una altitud media de 372 metros sobre el nivel del mar, nos va dirigiendo hacia Llanos del Espinar, si bien antes de llegar, la pista se hace más ancha y cómoda cuando, entre olivos, parece que nos dirigimos directamente hacia el Cerro del Macho, que con 700 metros de altitud, es la elevación más destacada de la zona.

No llegaremos ni al cerro ni a Llanos del Espinar, aldea perteneciente al municipio de Castro del Río, ya que antes, giraremos 180º a la izquierda para coger brevemente una estrecha carretera que, dirección norte nos llevará de nuevo a otra pista que pronto girará dirección sur y nos llevará, a través de Los Arandas a coger la CO-6214, que nos llevará hasta Doña Mencía.

El actual núcleo urbano de Doña Mencía fue fundado por el Mariscal de Castilla Diego Fernández de Córdoba, quién en 1415 obtuvo el privilegio para formar una villa y, a partir de entonces, se construyeron los primeros edificios. Se extiende por la falda de la Serrezuela y Oreja de la Mula, y surgió ligado al castillo ante la necesidad de defender el camino de Baena a Cabra._DSC 090

Dentro de su patrimonio artístico y monumental destacan el Castillo, la Ermita del Espíritu Santo, en la que se encuentran la mayor parte de las imágenes que desfilan en la Semana Santa de Doña Mencía, la Ermita del Calvario, la Torre de la Plata o la Portada de la Antigua Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación.

Yo, y dado que llegamos a la hora de la comida, también destacaría el Restaurante Hostal Casa Morejón, una casa tradicional andaluza donde podremos degustar comida casera elaborada con productos de la tierra que dejará satisfecho al “más pintao”.

Tras continuar por la pista, pronto veremos en la distancia la población de Zuheros, que pararemos a fotografiar y que nos ofrecerá una imagen en la que destacan por igual, la mayoría de sus casas blancas como el castillo, encaramado sobre un promontorio rocoso._DSC 087

Se encuentra situada a una altitud de 656 metros y a 76 kilómetros de Córdoba, y además del castillo y su arquitectura urbana, nos ofrecerá visitar la cercana Cueva de los Murciélagos, al sur de la localidad o la parroquia de Zuheros, denominada de Ntra. Sra. de los Remedios desde 1569, en que es visitada por D. Cristóbal de Rojas y Sandoval, obispo de Córdoba. Dicho obispo concede éste nombre a la parroquia por la enorme devoción que existía a una talla de la virgen con esta advocación, que ya tenía cofradía propia y se veneraba en un camarín lateral de la antigua iglesia, pasando así a presidir el altar mayor. Pervivió la cofradía hasta mitad del siglo XIX aprox. habiéndose recuperado en la actualidad.

De Zuheros saldremos en dirección a Luque, cuya primera noticia de su fortaleza durante el período musulmán parte de los años 908-909, cuando al relatar Ibn Hayyan una sublevación hace referencia a él.

También consta la utilización de sus canteras para la construcción de la mezquita Aljama de Abderramán III en Córdoba. Durante la dominación musulmana, la villa perteneció a la cora de Cabra, y no será hasta las invasiones del siglo XI cuando se vincule a Córdoba._DSC 083

La villa fue reconquistada por Fernando III el Santo entre febrero de 1240 y marzo de 1241, espacio de tiempo que pasó el monarca por estas tierras (así consta en la Primera Crónica General de España), aunque la población musulmana permaneció en la villa hasta 1294, al haberse entregado por pleitesía. Tras unos breves años en que está en manos de doña Juana de Ponthieu (esposa de Fernando III), y del infante don Juan pasará a manos de los Venegas (es señorío desde un primer momento), que ostentarán el señorío hasta el siglo XIX.

El siglo XIX conlleva la modernización del pueblo, al dotarlo de ciertas infraestructuras: traída de aguas potables, alumbrado público, el ferrocarril, etc.

Muchos son los lugares que tiene Luque para visitar, como la Cueva de la Encantada, el Museo Municipal de Luque, la Ermita de Ntra. Sra. del Rosario, la Ermita de San Bartolomé, la Iglesia Conventual de Ntra. Sra. de Gracia, la Ermita de la Aurora o la Parroquia de Ntra. Sra. de Asunción, entre otros, además, en sus proximidades, podremos visitar los Búnkeres del Alamillo o realizar alguna de las rutas turísticas que pasan por su termino, como la Ruta Mozárabe del Camino de Santiago, la Ruta de la Tapa, la Ruta del Aceite o la Ruta del Califato de El Legado Andalusí, que une las ciudades de Córdoba y Granada atravesando tierras de Jaén._DSC 081

Este itinerario discurre por una bella y fértil campiña y une numerosos pueblos con un amplio patrimonio monumental y artístico y parajes que fueron testigos de las relaciones de paz y conflicto entre los reinos musulmanes y cristianos. Engarza alcazabas, castillos, fortalezas en parte árabes y en parte cristianas asomadas desde las cimas de las montañas. El viajero podrá admirar, además, los bellos y accidentados paisajes del Parque Natural de las Sierras Subbéticas cordobesas. En este entorno encontramos fuertes y agrestes pendientes junto con praderas y riberas donde realizar tranquilas excursiones siguiendo antiguos senderos.

Este camino que une las capitales del al-Andalus califal y nazarí (Córdoba y Granada), fue uno de los más transitados en la Península Ibérica durante la Edad Media, lo recorrieron mercaderes venidos de todo el mundo conocido que abastecían y comerciaban con estos importantes núcleos de población; fue también el camino del saber, de las ciencias y de las artes.

Tras salir de Luque, continuamos por una fácil pista en la que pararemos en diferentes ocasiones para realizar fotos panorámicas tanto de los paisajes como de Luque desde la distancia. Es en estos momentos cuando nos damos cuenta de lo bien que ha ido (y lo bien que le han ido), las fáciles pistas por las que hemos circulado, al Lexus RX 450 h, y de lo especialmente agradable que se vuelve la conducción en modo eléctrico, haciéndote sentir aún más si cabe, la integración con la naturaleza y los paisajes que vamos atravesando._DSC 082

Es una pena que su autonomía a baterías sea bastante limitada, porque realmente es un placer circular con él escuchando tan solo el pisar de los neumáticos sobre los guijarros del camino.

Siempre dirección sur, terminaremos saliendo a la carretera A-339 que tomaremos a la derecha en dirección a Cabra. Poco después, nos volveremos a desviar a la derecha para coger una revirada pista que nos llevará a Navazuelo y La Nava, si bien este camino transcurre por una finca privada en la que sus propietarios en ocasiones tienen las puertas candadas. Nosotros nos encontramos con la primera abierta y la de salida cerrada.

Tras dar la vuelta nos encontramos con uno de los propietarios que se ofreció a abrirnos la puerta de salida para poder seguir nuestro camino, sin embargo, al no tener claro que esto pueda darse en todas circunstancias quizás lo más recomendable es continuar por la A-339 unos Km. más y cogerla a la derecha para subir hasta La Nava, aunque eso signifique perdernos algunas de las mejores vistas del Pico Lobatejo, que con 1379 mts. es la tercera máxima altitud de la provincia.

Ya cerca de nuestro destino final pasaremos delante de la Fuente de las Jarcas, una cantera romana de la que se extraía piedra para producir, entre otras, ruedas de molino._DSC 080

Poco más adelante, nos encontraremos con la Fuente de los Frailes, lugar de gran tradición paleontológica donde fueron descubiertas y definidas nuevas especies de amonnites que habitaron el mar de Tethys. Se trata de una fuente tradicional de cuatro pilones escalonados de la que ya se tiene cuenta en una publicación de los arqueólogos Verneuil y Collomb de 1853.

Nuestros últimos Km. nos llevaran hasta la “Muy Ilustre y Leal Ciudad de Cabra”, desde antiguo, un municipio singular, lleno de rincones y atractivos turísticos influenciados por la cultura andaluza, sobre todo en su arquitectura. Posee una rica gastronomía y una enorme cantidad de tradiciones que se mantienen gracias al empeño y dedicación de sus habitantes.

La antigua Egabro nace en el baluarte de la confluencia del Río Cabra (Córdoba) y del arroyo del Chorrón, entre manantiales algunos de ellos hoy ocultos. Después de la reconquista fue bautizada con el nombre de Cabra, aunque durante la conquista musulmana de la península ibérica ya era conocida por su nombre actual, Qabra._DSC 079

La Iglesia Mayor Parroquial de la Asunción y Ángeles, la Iglesia de San Juan Bautista, la Ermita de El Calvario, la Iglesia de la Soledad, la Parroquia de los Remedios, la Ermita de Santa Ana, la Iglesia de San Juan de Dios, la Iglesia del Monasterio de Ntra. Sra. de las Angustias… No será peor el final de nuestra ruta que el monumental principio, ni para la vista, ni para el estómago, que ahora si, tras unos 80 Km. de ruta y cuatro horas y media (paradas aparte), nos ofrece la posibilidad de realizar un recorrido por todos esos caldos que tanta buena y justificada fama le han dado a la zona._DSC 078

No, sin duda los motivos gastronómicos, no son la peor excusa para realizar una ruta SUV.

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




Más en Rutas y viajes
Ruta Trail. De Torija a Cifuentes (Guadalajara). Por el barro alcarreño.

El paisaje de la Alcarria ha estado presente en muchas obras literarias a lo largo del tiempo. La comarca fue...

Cerrar