Motorclan


Preparación Mercedes Sprinter Pick Up Edition VI Valley. Pasión por las pick up

Escrito por el 19/10/2012 en Preparaciones 4x4

Sprinter 12

Y más que pasión por las Pick Up, pasión por los coches, por todo lo que tenga motor, por las cosas bien hechas y por reflejar la personalidad de uno en cada uno de los vehículos que se conducen, y de conducir, de hacer kilómetros, sabe un montón el propietario de esta Pick Up.

José Luis Aguado, es el propietario de esta exclusiva Mercedes Sprinter, cuyo nombre, Edition VI, hace referencia a ser la sexta Pick Up que pasa por sus manos, y “Valley” al Valle del Cuco, lugar de residencia y trabajo de José Luis.

¡54! Vehículos han pasado por las manos de este apasionado, desde aquel Land Rover Santana, matrícula VA-17434, adquirido por su padre en 1962 y con el que José Luis y su hermano gemelo aprendieron a conducir cuando aún no llegaban a los pedales, hasta el Obey ECO 4×4 matrícula E-7212-BJF, adquirido en el 2008, con el que realizar divertidos paseos por su querido valle. El detalle de las matriculas no es un detalle más, porque tanto estas, como las fotos de cada uno de sus vehículos, son algunos de los objetos que decoran las paredes de la excepcional nave en la que guarda su actual colección, todas y cada una de los vehículos que ha tenido o tiene, así como un exhaustivo control de los kilómetros que les ha hecho a cada uno, como los 100.000 Km. que le hizo a un Seat 124 especial 1430 adquirido en 1978, los 156.000 Km. al Citroën Mehari Cabrio de 1979, los 200.000 Km. a un Ford Scort Laser 1.3 de 1982, 296.000 Km. a un Ford Sierra Laser 2.3 D de 1985, 200.000 Km. a un VW Golf GTD de 1988 o los ¡465.000 Km. en tres años! A un Mitsubishi Montero 4×4 DTS 2.5 TD de 1993 y con el que batió un record Guinnes.

Entre todos los vehículos que ha tenido, José Luis nos dice que siempre ha tenido una especial atracción por las Pick Up, por su idiosincrasia, su estética y versatilidad, y su relación con ellas arranca con su primera Nissan King Cab 4×4 2.5D de 1988 con la que recorrió 125.000 Km. después vino una Chevrolet Silverado Mark III 5.7 V8 Automática, que importó de América en 1993, que aún conserva y a la que ya ha realizado 60.000 millas, como así atestigua su odómetro.

Sprinter 09

Luego vino una Mitsubishi L-200 Strada 4×4 2.5 TD del 95 a la que también realizó otros buenos 125.000 Km., una Nissan Navara DC 4×4 2.5 TD del 2000 y otra Navara DC 4×2 TDI del 2002 hasta llegar a la Mercedes Sprinter 318 CDI Automática que hoy nos ocupa y cuya equipación y transformación son verdaderamente excepcionales.

El llegar al resultado final de esta Sprinter ha pasado por dos procesos bien diferenciados, en primer lugar y en el momento de adquirirla, el dotarla a nivel mecánico e interior de toda la equipación y accesorios con que se le podía dotar directamente de fabrica y a continuación añadirle el resto de accesorios o “gadgget” que a José Luis le interesaban. Finalmente, el siguiente paso sería llevar la Sprinter a un carrocero de prestigio, como Riocar, para realizar el trabajo de la caja.

La lista de accesorios y modificaciones que tiene instalados se acerca a la centena, y por citar solo unos cuantos podemos referirnos al volante multifuncional con ordenador de a bordo ajustable en altura e inclinación, las ballestas traseras en dos escalones, techo corredizo y elevable eléctrico, comando con interfaz TMC, batería auxiliar reforzada, reproductor de CD con cargador, cambio automático, calefacción estacionaria, parabrisas con calefacción, faros de xenón, tempomat, plataforma de carga con paredes laterales de aluminio, llantas de aleación, control de presión de neumáticos, diferentes airbags, botiquín, extintor…, a los que además, y tras recibir la furgoneta añadió una nevera eliminando el asiento central delantero, sobre la que instalo un DVD para que los ocupantes e las plazas traseras fuesen más entretenidos, o una cámara de visión trasera, que facilita enormemente las operaciones de aparcamiento.

Sprinter 23

Posteriormente, empezó el trabajo de carrozado propiamente dicho, siguiendo las especificaciones y gustos del propietario, que tenía muy claro el cómo y el porqué de cada modificación que iba a realizar. Estética y practicidad se debían de mezclar de manera tal, que la una no le quitase protagonismo a la otra, y para ello hubo que recurrir a ideas tan originales como que las barras laterales diagonales, que en principio no cumplen más que una función estética, se pudiesen plegar hacia delante, quedando “ocultas” bajo el arco que también abraza la rueda de repuesto, para de esta manera, no quitar capacidad ni accesibilidad a la carga, se cargase por donde se cargase, y es que tanto las cartolas laterales como la trasera son abatibles, permitiendo de esta forma el poder cargar la caja de esta pick up prácticamente desde cualquier ángulo. Las cartolas laterales también, llevan adosadas en su parte interior unas rampas que, convenientemente colocadas en la parte trasera de la caja, permiten subir sobre ella un smart, un quad o como vemos en las fotos un antiguo tractor, que también adorna la colección de vehículos de José Luis.

Sprinter 27

El carrozado se realizó hasta muy abajo, permitiendo de esta manera el poder contar con unos prácticos cajones (dos en cada lado) en los que meter entre otras cosas el compresor de aire, también se instaló una bola de remolque, unos estribos en cada trasera de los laterales para poder acceder con mayor facilidad a la caja, unas barras de techo sobre la cabina, o un soporte para poder llevar una segunda rueda de repuesto en el techo, faros de trabajo y un largo etc. de pequeños detalles estéticos que dan como resultado la Sprinter que podéis ver en las fotos.

Máxima equipación, máxima exclusividad y máxima versatilidad para un vehículo que tiene que responder a la principal característica de su propietario, máxima pasión por las Pick Up.

 

Etiquetas: , ,


Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook




Más en Preparaciones 4x4
Preparación Nissan Patrol SD 33 TI “Sicaro”

  La historia de este Patrol comienza en 1989, cuando el padre de David Poveda, el actual propietario, lo compra...

Cerrar