Motorclan


Escalera del Cielo

Escrito por el 18/09/2012 en Opinión

Hola Armand

Según todas las teorías tú ya no estás, y de hecho, no volveremos a tomarnos juntos uno de esos tés que tanto te gustaban, sin embargo, esto solo es parte de la verdad, porque alguien no se va del todo mientras haya quién le recuerde y, amigo mío, puedes estar seguro de que yo (como tantos otros), nunca te olvidaré.

Nos habíamos reído mucho en la anterior edición de la Panafrica, pero en solo dos días de la presente edición ya habíamos batido el record de risas de la anterior. Tu frase-sentencia: “A los de los quad nos gusta llevar maletas”, que yo aprovechaba a la menor ocasión para meterme contigo, y la manera de dirigirte hacia mi pick up como “esa furgoneta”, son palabras, frases, momentos, que ya no podré olvidar.

Eres mi héroe, te dije, cuando luciendo una flema típicamente inglesa y ajeno al mundo, te preparabas un té en el asiento de tu quad la tarde que llegamos al camping de Guercif, y héroe o no, lo que si recuerdo es lo agradable que era discutir contigo de cualquier tema, porque daba igual que estuviésemos de acuerdo, como en los sistemas de coordenadas GPS que se debían utilizar durante la prueba, o no lo estuviéramos, como el horario “español” de la Panafrica que tu defendías y que yo no comparto, pues el tono de la conversación siempre era agradable.

Tu habilidad con el quad, tus conocimientos de navegación, tu amor por el desierto y tus ganas de ayudar a los demás, formaban un cóctel perfecto para que una prueba como esta, dispusiera de la mejor cobertura médica posible, y cada noche, al planificar la etapa del día siguiente, pensaba en la suerte que tenían los participantes al tenerte siempre cerca de ellos.

La etapa 3 la pasaríamos mucho tiempo juntos, y tras hacer, como de costumbre la cobertura médica de la carrera desde posiciones bien diferenciadas, nos juntamos en la zona de los monumentos, esas construcciones que el artista y arquitecto alemán Hannsjorg Voth construyó en 2003 en “medio de la nada” y que reciben los nombres de Espiral Dorada (“Goldene Espirale”), la Escalera del Cielo (“Himmelstreppe”) y la Ciudad de Orión (“Stadt des Orion”).

Fue en la Escalera del Cielo, un triángulo isósceles de tierra caliza estrecha y espigada de unos treinta metros de altura, que permite ascender hacia el cielo del desierto, donde más tiempo estuvimos y de nuevo, más risas nos echamos, y como si de algo premonitorio se tratara, José Antonio te acompañó por la Escalera hacia el cielo del desierto.

Yo os hacía fotos en vuestra carrera hacia la cima y declinaba vuestra invitación a subir con la frase “a ver quién os va a atender cuando os de un infarto, medicuchos de mierda”, y una vez más, las risas resonaron “en medio de la nada”.

Allí arriba os tengo, subiendo la escalera, saludando… y a ti, Armand, con el brazo en alto, como despidiéndote, listo para entrar en el cielo, en ese cielo del desierto que tanto te gustaba.

Tú y tu quad en lo alto de la Espiral Dorada, los tres ascendiendo por una de las torres de la Ciudad de Orión, observatorio astronómico de la constelación del mismo nombre y de nuevo, tu quad, volando a la izquierda de “mi furgoneta”, cuando nos dirigíamos a comer a la pizzería de Erfoud, son imágenes que tengo grabadas en mi cerebro de manera aún más nítida que las fotos que dan fe de todo esto que cuento.

Por la noche, en la etapa nocturna, te dejamos sin té, ya habíamos recogido “el chiringuito”, con pastas, té y tambores que habíamos montado para los participantes, y con ese “jo” y medio cabizbajo, como un niño grande, te volviste a montar en tu quad y desapareciste en la oscuridad de la noche.

La etapa 4, la “especial dunas”, la teníamos claramente planificada, yo me situaría en el río de arena a la derecha del Erg Chebbi, allí podría hacer buenas fotos de todos los participantes saliendo de las dunas y con José Antonio dar cobertura medica en la parte norte de la etapa. Tu llegarías mezclado entre ellos y seguirías su paso para darles cobertura en la zona sur de la etapa, después, te esperaríamos hacia el mediodía para irnos a comer juntos… tu no llegaste, yo no estaba allí para ayudarte.

La que sin duda pasará a la historia como la media hora negra de la Panafrica generó seis alarmas de balizas spot en esos escasos 30 minutos. Sin haber tenido tiempo de apagar el motor, Philip me llama para que recoja un buggy en la otra parte del erg, la que da a los albergues. Tras bordear el río de arena, salir a la carretera y pasar por delante de la gasolinera de Merzouga, llegamos a la pista donde el buggy había destrozado el buje delantero izquierdo. José Antonio y yo bajamos el carro de la caja de la pick up, cargamos el buggy y mientras lo sujetábamos con las cricas, recibo una nueva llamada de Philip de que hay un motorista en la gasolinera con una posible luxación del hombro y con mucho dolor.

En dos minutos más, estábamos en marcha, camino de la gasolinera con el buggy cargado para atender al motorista. Tres o cuatro minutos después, de nuevo vuelve a sonar el teléfono, y de nuevo es Philip, que me ordena claramente “Miguel Ángel, déjalo todo”, yo casi no le dejo hablar, pensando que lo que quería es que llegásemos pronto a la gasolinera para atender al lesionado, y le contesto “Tranquilo Philip, ya vamos andando con el buggy hacia la gasolinera”. Philip insiste “Miguel Ángel, déjalo todo, Armand ha sufrido un accidente y puede ser grave….

En ese momento, tiro del freno de mano y sin dejar que el coche se detenga salgo de él, desengancho el carro, medio informo a los participantes del buggy y salimos volando dirección a la gasolinera en busca de refuerzos para asaltar las dunas hacia el lugar donde te encontrabas. Juanmi y otros, estaban atendiendo al motorista francés, y no había ningún buggy operativo para trasladar con mayor rapidez a José Antonio, así que salimos en tu busca, en un primer momento mi intención era atacar las dunas por la parte sur, desde el río de arena, deshaciendo el camino que habíamos hecho un rato antes, sin embargo y tras haber pasado Merzouga y ver que nos alejábamos demasiado, cambiamos de idea y decidimos atacarlas por el camino más corto, a la altura del Tombouctou… no recordamos en ese momento el comentario que habíamos hecho por la mañana José y yo sobre lo picadas que se encontraban las dunas vistas desde la parte este…

Intentando llegar, un mar de dunas suaves se convertía una y otra vez en una trampa peligrosa que nos hizo pegar un par de vuelos al encontrarnos con unas partes cortadas que en muchas ocasiones eran verdaderas paredes verticales, por lo que tras pararnos en lo alto de una duna, solicitamos por la emisora un buggy que acercase con mayor rapidez y sobre todo, seguridad, a José Antonio donde tu estabas. Aunque David voló sobre el desierto, los minutos que tardó se hacían eternos, pero en cuanto llegó, ya teníamos preparado todo el instrumental médico y un GPS con las coordenadas del lugar de tu accidente, a escasos 4000 metros de donde nos encontrábamos.

Intenté llegar, pero yo solo, tras otro salto y quedar enganchado en una fea poza, me hicieron desistir. Desatasque el coche a base de pala, bajé presiones al máximo y sintiendo una impotencia infinita regresé “cómodamente” hacia la gasolinera en una travesía por unas dunas que ahora sí, de este a oeste, me enseñaban todas las crestas que a la ida no era capaz de ver.

Mientras, otro motorista se había partido una clavícula, dos buggys habían volcado…. Con la etapa anulada y solucionado el transporte del buggy averiado gracias a la ayuda de las asistencias de algunos participantes (que buena gente ha habido este año, joder), me desplacé hacia el CP 16, el más alejado de la etapa, para neutralizar a varios participantes que aún quedaban por pasar por allí e impedir que siguiesen por pista.

Mitxel me informaba de la situación de sus balizas spot, por lo que podía saber que avanzaban hacia mi posición, en una de las llamadas le pregunté “¿Ha llegado ya el helicóptero para evacuara Armand?”. Mitxel me contestó “Miguel Ángel, Armand ha fallecido”. Hubo un silencio y alguna palabra más que ahora no recuerdo.

De nuevo estaba “en medio de la nada”, pero ahora ya no resonaban las risas. La rabia, el dolor y el no terminar de entender que coño había pasado se apoderaron de mi mente.

Estando allí, parado, esperando a que llegasen los participantes, te vi irte. A lo lejos, llegando desde el interior del desierto, un remolino de arena de varias decenas de metros de altura avanzaba hacia mí, levantando a su paso más arena y ramas y no había duda, eras tú, dirigiéndote hacia esa escalera del cielo, del cielo del desierto que tanto amabas y en la que hacía tan solo un puñado de horas te había fotografiado. Pasaste a tan solo unos metros de mí, y reí y lloré a la vez, como estoy haciendo ahora al escribir estas líneas, recordando los buenos momentos e intentando asumir que ya no los íbamos a poder repetir. Y me cabreé contigo, y te dije “cabrón, que putada nos has hecho”.

Ahora tengo un WP en mi GPS al que ir, un lugar en el que pararme a hablar contigo y reír o llorar, que más da. También tengo una extraña sensación de paz, la que me da el saber que en mis continuos viajes por el desierto te tendré allí, en el cielo del desierto, ese desierto que tanto amabas y que has elegido como tu hogar infinito.

Ahora te tengo que decir adiós, aunque solo se lo diga a esa parte física que ya no vamos a ver, porque no, Armand, no. Tu no te iras nunca, porque estarás en la mente y en el corazón de muchos de los que te conocimos, así que, dejémoslo en un

¡hasta la vista, amigo!.

 


Comentarios

  • Luis Figari dice:

    Lamento de veras esta irreparable pérdida del buen amigo tuyo.
    Nada puede mas duro que sentir ese dolor cuando se nos va un ser querido.
    Te acompaño en ese sentimiento que algunas veces ya he pasado y comprendo lo que puedes estar tu ahora pasando. Mi mas sentido pésame Miguel.
    Lucho Figari

  • Juan P Ponce dice:

    Mi más sincero pésame a la familia y amigos.
    Juan P. Ponce

  • alfonso dice:

    lo sinto mucho espero e te encuentres bien un saludo nos vemos prontoto

  • Carmen Pacheco dice:

    Dios, Miguel!!! Que duro!!! Se me ha puesto un nudo en el corazon y yo ni siquiera le conocía.
    Espero que pronto puedas superar este golpe, que tú (por suerte o por desgracia) eres un experto precisamente en eso:en salir adelante.
    No puedo menos que decirte que si necesitas hablar tienes mi número, no dudes en utilizarlo. Porque siempre puedes contar con mi amistad… eso que te quede muy claro.
    En cierto modo envidio a tu amigo Armand… ya me gustaría a mi tener en la vida un amigo que me recuerde con tanto sentimiento y pueda expresarlo tan maravillosamente bien como tu lo has hecho. Y, por duro que sea, él murió haciendo lo que más le gustaba y en el lugar que más le gustaba.
    Te quiero un huevo, chiquitin. Y te quiero porque te lo mereces, te lo digo de corazon.
    Besazos y un abrazo enorme.

  • FRANCISCO GARCIA dice:

    AMIGO MIGUEL ,COMPARTO TU DUELO Y MIS CONDOLENCIAS A SU FAMILIA Y LA GRAN FAMILIA DEL TT,LO CONOCIA PERO NO TUVE EL PLACER DE HABLAR NUNCA CON EL DE TU A TU ,SOLO EL SALUDO , EL HOLA QUE TAL? Y NADA MAS DE AHI LA ENVIDIA SANA POR TENER UN AMIGO COMO EL QUE HAS DESCRITO , COMO VENGO HACIENDO DESDE EL PRINCIPIO DE TUS CRONICAS ,TE PROMETI QUE SERIA DURO CONTIGO EN LAS CRITICAS QUE DESDE EL CARIÑO TE HAGO ,AHORA NO TENGO PALABRAS PARA DESCRIBIR ESTA CRONICA PORQUE EL NUDO QUE TENGO EN LA GARGANTA ,TAMBIEN ME AFECTA EN LOS DEDOS A LA HORA DE ESCRIBIR , SIMPLEMENTE INMEJORABLE ,ESPERO QUE TARDES MUCHISIMO TIEMPO EN ESCRIBIR LA MIA ,PORQUE AUN TENEMOS QUE TOMARNOS MUCHOS VINOS EN ESA FURGONETA ,PERO GRACIAS POR SER MI AMIGO

  • Jose A. Alvarez dice:

    Amigo mio, no puedo mas que aplaudir tu escrito y decir que me has hecho sentir escalofrios desde la cabeza a los pies. Gran crónica de sentimientos, y claro está, merecida por ese gran tipo, que siempre estará con nosotros. Un abrazo a ti, y uno infinito para nuestro amigo Armand

  • elelestacazo dice:

    Miguel Angel ,nadie lo hubiera escrito mejor,yo tuve el pacer de conocer a Armand en la pasada panafrica,como bien dices el me cuido durante la carrera ,y tuve conversaciones con el y como no era un placer conversar con el,y esto le encantaba,nada sera igual sin el,pero siempre estara en mi pensamiento,gracias por tus palabras ,Armand estara orgulloso de tenerte como amigo,m has dejado sin palabras amigo un fuerte abrazo y animo que Armand siempre esta cuidandonos como siempre lo hizo.

  • nani dice:

    no se puede sentir mas cariño hacia un ser humano …sin conocerle me a emocionado y hecho llorar ,,,mi mas sentido pesame y animo la vida continua

  • Pisacabras dice:

    Esperaba el momento en el que hacer algun comentario casposo en tu blog para pegarnos unas risotadas… pero no ha podido ser, te acompaño en sentimiento, espero que pases el bache pronto, un fuerte abrazo.

  • casandrabarbero dice:

    bien claro y bien explicado, yo tampoco lo podré olvidar..

  • Nuria Martinez Gonzalez dice:

    Miguel, soy Nuria, hermana de Armand. No tengo palabras para expresar lo que tu crónica desde el fondo de tu corazón y alimentado por tu sincero dolor, me hace sentir. Tan solo puedo agradecerte tu relato, tu cariño hacia mi hermano. Su recuerdo nos une. Gracias, mil gracias. Descanse en paz, seguro que lo hará, sabía montárselo bien en todos los terrenos y circunstancias. Gracias por compartir estas fotos con nosotros, me ha pasado el enlace Ferran. Y sobre todo muchos ánimos para todos los locos del desierto, seguid llevando el espíritu de mi hermano allá donde viváis nuevas aventuras… pero por favor, no olvidéis dejarle una tacita de té, escanciado y con un toque de menta. Un abrazo a todos.

  • maica dice:

    Lamento desde el fondo demi corazon que la vida te haya jugado esta mala pasada… no lo conoci pero todo lo que hablabais de el me llevaba a pensar que lo queriais, lo respetabais y lo admirabais … eso es el amor verdadero..lo unico que puedo decirte es que pienso como el autor de esta carta que las personas no mueren mientras forman parte de nuestras vidas aunque sea con su recuerdo.. y por eso estoy seguriiiiiiisima que sera eterno ¡¡ un besito a todos vosotros y mis condolencias mas sinceras a tu familia. Maica

  • Ricardo Campo dice:

    Hola Miguel soy Ricardo, participante en moto de la Panáfrica de éste año que aún después de volver a casa y reencontrarme con los mios intento encontrar algún sentido a éste sin sentido que ha representado la pérdida de nuestro querido médico Armand.
    Leyendo tu relato y viendo la prolongación de éste que son tus fotos o viceversa, aún sin encontrar el sentido buscado, me ha reconfortado mucho el haberlo leido.
    Comparto contigo esa sensación de risas y lágrimas que tan bien defines y que describe perfectamente el estado en que nos quedamos todos los participantes de la Panáfrica de este año después de la pérdida de Armand. Risas que compartí con Armand 5 minutos antes del fatal accidente en el CP4 de la cuarta etapa donde estaba el con su quad, ante la aparición como un espejismo delante nuestro de una caravana de camellos. Y lágrimas que me saltaron de los ojos una hora después cuando me enteré de la fatal consecuencia del accidente.
    Muchas gracias por tus fotos y tu escrito.
    Mi mas sincero pésame a la familia y allegados.
    Un abrazo.

  • Jose Luis Aguilar dice:

    Miguel: soy jose Luis, también participante de la panafrica tan solo agradecerte tu espectacular escrito, me han saltado lágrimas, pero también las carcajadas, que gran homenaje le has hecho a Armand. Se que te ha salido de muy adentro, y lo que sale de tan adentro solo puede ser como nuestro Doctor, genial.

    Un fuerte abrazo y mil gracias!

  • israel andreu dice:

    HOla Armand soy Isra el pesado qe te dio guerra el ano pasado y este en la panafrica como dice nuestro buen amigo ,Miguel Angel ese punto de gps te ire a ver el ano qe viene te llevare uno de tus tes por qe tu no te has. ido estas por alli por tu amado desierto es qe tanto nos gusta ese qe nos enamora y qe nos atrae ese que cuando nos preguntan por qe bajais a pasar calor y comer polvo no hay contestacion si no una sonrisa pensando cuando volvemoa ha bajar como dice Miguel hasta pronto doc hasta pronto amigo gracias por tu dedicacion nos vemos el ano qe viene en el erg chebbi

  • Miguel Gutierrez dice:

    Hola Miguel;
    Acabo de leer tu relato y al igual que no hiciste más que sacarme sonrisas cada vez que te vi durante la Panafrica, te puedo asegurar que ahora me has provocado muchas mas lágrimas…
    A mi aun me cuesta creer que no me lo vaya a encontrar en medio de una pista, o a la salida de una duna, con su sonrisa y su predisposicón a echar una mano en lo que fuese…
    Lo que no me creo, es que desde donde quiera que nos mire ahora, no nos va a seguir cuidando como lo hacía.
    Gracias Miguel por tu relato, y gracias Armand por todo lo que nos diste

  • Pau Vidal dice:

    Hola Miguel Angel,

    He leido tu post a 286 km/h (literalmente, estoy en el Ave!)… y lo he leído y releído varias veces luego, deteniendome en las fotos…

    Gracias por tus palabras, por tu texto, por las emociones rescatadas, por haber sabido plasmar en un texto tantas vivencias y momentos, por recordar el sentido de esta afición, de los viajes, de los compañeros,….

    No solo eres un mago de las imágenes, sinó también de las palabras… Leyéndote me has saltado lágrimas y sonrisas, y me has acercado el recuerdo de esa persona maravillosa que es Armand, siempre al tanto de todos nosotros, atento, dispuesto, generoso, entregado, dedicado…. La Panáfrica será diferente sin él…

    Cuando me acerque a Madrid en unas semanas te aviso para compartir unas cervezas, unas risas, unos silencios, unos momentos…

    Gracias amigo, gracias amigos….

    Pau Vidal
    Moto 27 Panáfrica

  • Ester Ventosa dice:

    Hola Miguel, soy Ester , la pareja de Armand. Es cierto que nada puede reconfortarme ni calmarme la pena por su perdida, pero me enorgullece saber que tanta gente lo apreciaba y lo quería. Armand siempre estaba dispuesto ha hacer lo que fuera desde el punto medico, mecánico,organizativo o de soporte moral. Yo tuve la suerte de compartir la vida con el ,y aunque es muy duro, se que no hay sitio mejor que morir en medio de las dunas que el tanto amaba. Cuando tomeis te a la menta y volváis al desierto el siempre estará presente.
    Gracias por compartir conmigo sus ultimas vivencias. Se que estaba feliz. Era feliz. Un abrazo

  • Dongato2 dice:

    Mi hermano, segundo en el escalafón familiar. Desde que nos conocimos, el 14 deAbril de 1959, tuvo conmigo una relación mas que fisica, distinta de los demás que no paraban de venir y venir. La Repoblación. Bueno, me pierdo. Le recuerdo ahogándome en una piscina de donde pasabamos el tiempo haciendo el indio.
    Otra vez fuí yo quien casi se lo carga. Cosas de hermanos. Era bruto hasta el infinito…. y más allá. Tenía que ser cuidadoso para sorprenderle. Un dia le dí un cigarro y le pillé…cuándo ohí el pam, me acerqué a ver lo que había pasado y lo encontré sentado, con los dedos aún, como si sujetara el cilindrin.
    Quieto, ni siquiera se movió para agradecerme la sorpresita cuando intenté reirme de él. Pero no pude, me metí en él y le desperté. Ni siquiera recuerdo si me caneó.
    Luego la vida nos separó fisicamente, cada uno huyó donde pudo, o mejor, se buscó la vida. Nos veíamos poco, pero me daba iguál. … Siempre estaba con él. El luchador, el bestiajo de todo. Agua, carretera, nieve, hielo, fuese lo que fuese siempre encontrabas la manera de ir por el sitio más complicado. Como cuando volvía para su casa tras una reunión familiar y quedó encallado en medio del Llobregat y Juan y yo fuimos por él. Aquella corriente, incesante, templada, daba una agradable sensación mientras intentabas no caerte y tirar de la cuerda al máximo. Y el Bicho daba tumbos pero nanai. No se movía el cabrón de chisme. Hasta que descubrimos que estaba sujeto por una fantástica plancha de hierro. Luego alegría. Llamó a Ester. La tenía siempre en su pensamiento. Luego me despierta Javier y me entero de que ya no está . Sabía que fué en Marruecos pero a saber dónde. Aunque conociendole como yo lo conocía, supe que tuvo que ser en uno de esos sitios raros donde siempre le gustaba estar.
    Os agradedco a todos las muestras de cariño hacia él. Fué alguien sensacional y vosotros sois una maravillosa muestra.
    Con afecto, Dongato2

  • Dongato2 dice:

    Dongato2 igual a José Angel

  • José Javier Menéndez Pérez dice:

    Hola Miguel, antes de nada mi más sentido pésame para ti y su familia, no conicía a Armand pero después de leer tu crónica parce que le conozco de toda la vida, tiene suerte Arnand de tener amigos como tu, creo que le has hecho el mejor homenaje posible a un amigo y a una persona, como bien dices las personas mientras se las recuerde no desaparecen y gracias a ti Armand no desaparecerá pues seguirá en la cabeza de todos los aficionados al 4X4 y de todos sus amigos, gracias por la crónica y compartir con todos nosotros esta desgracia.
    Un abrazo y hasta siempre.
    Paty

  • xicu ferrer dice:

    esta es mi septima panafrica y leiendo esta poesia estoy
    llorando lo que no habia llorado desde la muerte de mi madre.si hay una proxima panafrica yo no me la puedo perder porque se la quiero dedicar a nuestro amigo, compañero y sobre todo un profesional,ARMAND.
    gracias a todos

  • Sergi Garcia dice:

    Sin palabras, nada mas se puede decir. Gracias Armand, por haber tenido la suerte de haberte conocido.

  • Nuria Martínez dice:

    Esper o que haya una Panafrica 2013 , porque allí estaremos Ester, sus niñas y los que podamos de la familia para subir a la escalera del cielo y gritar su nombre.Y en el WP donde encontró la muerte descansará para siempre, mezclado con la arena del erg chebbi.
    Por supuesto nos tomaremos un tesito a la menta en su memoria. Nuria

  • Anna Corredera dice:

    Hola Miguel, soy Anna, cuñada de Armand desde hace 22 años.
    Gracias por tu relato me relaja leerlo y reelerlo y a sus sobrinos, Armand y Enric también (aunque derramen alguna lágrima furtiva).
    Se sienten orgullosos de él, al saber que no sólo ellos sentían lo que sentían por él, que había más gente.
    Mi hijo Armand que tiene 19 años quiere ver com es ese desierto que tanto absorvía a su tío, y subir a “la Escalera al Cielo” y gritar su nombre.
    Y mi marido Joan Carles que está triste muy triste porque su hermano (el tercero de los 7) al que quería tanto ya no està, estará a su lado para gritar, y yo, y mi hijo pequeño y mi sobrina y……

    Gracias Miguel por esos tes que tomabas con Armand, un niño grande irrepetible y muy muy muyyyy pasional, allà donde esté seguro que estará ideando una nueva aventura.
    Anna

  • Hola Anna, y hola Ester, y Nuria, Jose Angel… hola con un fuerte abrazo para toda la familia.
    Me enorgullece saber, que aunque sea minimamente, he podido aportar a los seres que más querían a Armand, unos minutos de tranquilidad, o una de esas sonrisas, acompañada de lágrimas y una imagen alegre o divertida de las muchas que tenemos guardadas de él.
    Para mí sería un honor poderos acompañar el año que viene a esa escalera del cielo y gritar su nombre, y despues comer en la pizzería de Erfoud, donde se tiró “media hora” para elegir, porque no le gustaba el tomate.
    Armand se sigue empeñando en traer sonrisas a nuestras caras, y yo no me pienso resistir.
    Un fuerte abrazo para todos.
    Miguel Angel

    • Nuria Martinez Gonzalez dice:

      Allí estaremos, si nos vemos nos encantaría comer contigo y recordar sus aventuras y anécdotas. Hasta allí le llevaremos en su, éste sí, su último viaje. Seguro que protestará porque vamos muy despacio!!
      Nuria

Deja un comentario

Connect with Facebook