Motorclan


Nueva Etiqueta Energética

Escrito por el 06/09/2012 en Técnica

Etiqueta energetica 19

Todos los neumáticos que se comercialicen en la UE después del próximo 1 de noviembre deberán llevar la nueva etiqueta energética que pretende aumentar la seguridad y la eficacia medioambiental del transporte por carretera.

Michelín ha presentado la nueva etiqueta energética que llevarán todos los neumáticos que se fabriquen a partir del 1 julio de 2012, y que se hayan de comercializar a partir del día 1 de noviembre de este mismo año. Esta identificación estará visible en la documentación técnica, figurará en Internet y en la factura del usuario en el caso de turismos, vehículos comerciales, 4×4, camiones, autocares y autobuses. Además, en el caso de los turismos, vehículos comerciales y 4×4, deberá llevar una etiqueta autoadhesiva.

No está previsto que los neumáticos con clavos (en los países que estén permitidos), los recauchutados, los off road, los de competición y colección o los de moto tengan que llevar la etiqueta.

Parámetros bajo control

Eficiencia energética, seguridad y ruido exterior de la rodadura serán los parámetros que refleje la nueva etiqueta, cuyo aspecto es igual a la que lucen desde ya hace tiempo, electrodomésticos como las lavadoras, frigoríficos o lavavajillas.

La primera parte de la etiqueta estará reservada a la eficiencia energética, con una clasificación de la A a la G, que evalúa el nivel de resistencia a la rodadura y de que forma contribuye el neumático a ahorrar combustible. En este caso la A de color verde oscuro representará a un neumático con un mayor ahorro de combustible (menor resistencia a la rodadura), y la G, de color rojo un neumático con mayor resistencia a la rodadura y por lo tanto con una aportación menor al ahorro de combustible. La diferencia entre un neumático que alcance la calificación A y uno que obtenga la G es de aproximadamente 0,5 l/100Km. o lo que es lo mismo del orden de un 7,5% de ahorro en combustible.

Etiqueta energetica 05

A la derecha de la clasificación de eficacia energética, se sitúa en la etiqueta, el espacio reservado para medir el nivel de seguridad del neumático. En este caso también existe una clasificación de la A a la G, y el parámetro que se ha utilizado es el de adherencia en superficie mojada. La diferencia observada entre un neumático con la calificación A y uno con la calificación G es de una distancia de frenado un 30% menor, 18 metros menos de distancia de frenado.

Por último, y debajo de los dos parámetros anteriores, se indicará el ruido exterior de rodadura que genera el neumático en dB, además, el pictograma que acompaña esta parte de la etiqueta (un altavoz emitiendo 3 ondas), nos indicará si el neumático cumple los actuales límites definidos por el reglamento de la UE, en cuyo caso estarán marcadas las tres ondas; si cumple con los futuros límites establecidos por la UE, en cuyo caso solo estarán marcadas dos de las ondas; O si el neumático emite un sonido como mínimo 3 dB menor que el que marcan los futuros limites establecidos por la UE, situación en la que solo estará marcada una de las ondas sonoras del pictograma, indicando un menor ruido exterior de rodadura.

Los fabricantes serán los encargados de declarar los parámetros de los productos y después las autoridades medirán esos datos para comprobar su exactitud. La información de los resultados se podrá dividir por gama, dimensión y producto, y serán los estados miembros los responsables de hacer cumplir la legislación y de sancionar su incumplimiento.

Un paso más allá

Michelin apoya el nuevo etiquetado de neumáticos promovido por la Comunidad Económica Europea que permite al usuario identificar de forma rápida diferentes características de estos y que supone una modernización del mercado, aunque lamenta que no se hayan incluido más parámetros para que el consumidor final tenga más elementos de juicio a la hora de elegir el neumático que mejor se adapta a sus necesidades.

En este contexto, Michelín a preparado un estudio “Expectativas de los conductores respecto a sus neumáticos”, en el cual se reflejan hasta 19 requerimientos diferentes que los conductores tienen en cuenta a la hora de valorar un neumático, algunos como “permite conducir en todo tipo de carreteras”, “capacidad para aguantar muchos kilómetros” o “capacidad para absorber los defectos de la carretera” que, en su estudio, Michelín ha dividido en ocho parámetros: versatilidad, seguridad, comportamiento, duración, confort, fiabilidad, consumo y diseño.

Etiqueta energetica 07

La nueva etiqueta viene a valorar, y solo parcialmente, tres de los anteriores parámetros como son el de seguridad (y solo en lo referente a la adherencia en mojado y en línea recta), consumo y confort, dejando de lado aspectos tan importantes para el usuario como el “agarre en carreteras secas al acelerar o frenar”, “capacidad para evitar el aquaplaning” o que las “prestaciones se mantengan en el tiempo” entre otros.

En este aspecto y en cualquier caso, si conviene destacar el importante avance que los neumáticos han experimentado en los últimos años, y factores tan enfrentados como capacidad de agarre y baja resistencia a la rodadura, se han dado la mano con las nuevas formulas en los compuestos de los neumáticos que han venido a sustituir el habitual “negro de humo” (también conocido como “negro de carbón”), por sílices con un bajísimo coeficiente de resistencia a la rodadura.

Finalmente, destacar un hecho en el que Michelín hace especial hincapié, como demuestra en sus continuas campañas de control del estado de los neumáticos, y es el necesario control de las presiones de estos. De nada vale tener el mejor coche, cargado con lo último en ayudas electrónicas, calzado con los mejores neumáticos del mercado, si llevamos estos con 1Kg menos de presión, pues su nivel de seguridad estará por debajo del de los peores neumáticos que podamos montar, su duración se reducirá drásticamente, el consumo de combustible aumentará y su desgaste irregular los dejará “fuera de juego” en muy pocos kilómetros.

Un nuevo horizonte

Sin duda, entramos en un periodo interesante en el que habrá que estar al tanto de muchos factores y novedades que afectarán a los neumáticos, y la nueva etiqueta posiblemente, nos descubra como algunos neumáticos de segunda o tercera marca no son tan malos como algunos pretenden (o al menos que las diferencias de precio de su competencia de primeras marcas no está justificada), así como, por el contrario, otros neumáticos, han de lucir las peores calificaciones en su etiqueta, lo que habría de llevar a un previsible abaratamiento en su precio para poder seguir siendo competitivos.

En relación a lo anterior, es de destacar el hecho de la obligatoriedad de la nueva etiqueta, por lo que cualquier neumático importado, por ejemplo, de china, deberá de lucirla de igual forma que los neumáticos fabricados en la Unión Europea.

Otro aspecto no deseable que se puede llegar a dar, es el que algunas marcas terminen diseñando y fabricando neumáticos que se adapten únicamente a los tres parámetros que refleja la nueva etiqueta, dejando de lado otros tan importantes como algunos de los que ya hemos citado.

En cualquier caso, estoy seguro que la sana competencia llevará a las marcas a ofrecer cada vez más, un nivel de información mayor sobre sus productos, lo que sin duda redundará en un mayor conocimiento por parte del usuario de ese elemento tan importante para nuestra seguridad como es el neumático.

 

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook




Más en Técnica
Bancos de Potencia. Todo lo que querías saber y nunca te atreviste a preguntar

¿Es una herramienta normalizada y reglada? ¿Miden todos los bancos de la misma manera? ¿Por qué no se consiguen los...

Cerrar